Salud

Los casos de Covid en la provincia caen un 25% en la última semana y el número de ingresados un 14%

Los fallecimientos, sin embargo, siguen en máximos, y tardarán unas semanas más en bajar

Los 16 días de restricciones impuestas por la Generalitat, las más duras desde el confinamiento total de 2020 (cierre total de la hostelería, prohibición de reuniones de no convivientes, clausura de instalaciones deportivas, limitaciones a los establecimientos comerciales y el cerco a la movilidad para las grandes ciudades en fin de semana) han comenzado a ofrecer resultados positivos en la evolución de la pandemia.

Aunque la mejoría es aún muy leve, la primera semana de febrero ha comenzado a romper la tendencia del primer mes de 2021, en el que todos los indicadores, desde la detección de contagios hasta el número de fallecidos, se dispararon a niveles nunca vistos.

Así, aunque la estadística de la pandemia sigue siendo terrible, se observa ya alguna mejoría, sobre todo en el número de nuevos casos detectados y en lo que se refiere a la presión hospitalaria, con la primera caída importante de ingresos hospitalarios desde que sonaron las campanadas del año nuevo.

En la primera semana de febrero han caído de forma notable tanto el número de nuevos casos como el de hospitalizados (en planta y en UCI). El número de fallecidos, sin embargo, sigue desbocado, y en siete días se ha vuelto a incrementar en nada menos que 291 víctimas, casi tantas como la peor semana de enero, la tercera, cuando fueron 301 los fallecidos.

Así, según las cifras oficiales facilitadas este viernes por la Conselleria de Sanidad, la detección de nuevos casos en la provincia ha caído un 25% esta semana respecto a la última de enero.


Baja la presión asistencial

La presión hospitalaria, el indicador más preocupante por cuanto limitaba la capacidad de atención a los nuevos enfermos, también ha mostrado una leve mejoría, más tenue que la de los contagios, pero importante en cualquier caso al suponer un cambio de tendencia que habrá que ver si se consolida.

Según la Conselleria, este viernes había ingresadas en la provincia de Alicante 1.519 personas enfermas de coronavirus, lo que supone 256 hospitalizados menos que hace siete días. Es decir, la ocupación de camas por pacientes Covid se ha reducido un 14% desde que comenzó el mes.

También en las UCI la situación ha mejorado levemente. Si hace una semana había 253 personas ingresadas en cuidados intensivos (sin contar con los pacientes críticos por otras causas), este viernes son 238 los pacientes con Covid que ocupan alguna de las camas en las unidades de cuidados intensivos de la provincia. Es decir, 15 pacientes menos que hace una semana, lo que supone un descenso del 6%.


El número de fallecidos no da tregua

En cambio, tal como sucedió en la primera ola, el descenso en el número de contagios no se ha trasladado aún al indicador más trágico de la pandemia, el del número de muertos.

Esta semana han fallecido en la provincia de Alicante 291 personas enfermas de coronavirus (el total se eleva a 1.943 muertes), lo que supone más de 40 víctimas mortales al día. Un nivel muy similar al de los 15 días anteriores, y que ha provocado que desde que comenzó 2021 la pandemia se haya cobrado 909 vidas (el 31 de diciembre se contabilizaban 1.034 fallecidos en la provincia). Dicho de otra forma, en cinco semanas de 2021 han muerto casi la mitad de todas las víctimas que la covid se ha cobrado en Alicante en un año.

El descenso de casos detectados esta semana, de mantenerse, debería ir aplanando poco a poco el resto de indicadores los próximos días; aunque no será (en base a la experiencia de la primera ola) un proceso rápido, dado que las cifras de exposición todavía son muy altas. Pero si prosiguen las restricciones y se suma el incremento de las vacunaciones tras el parón por la falta de envíos de Pfizer, podría mejorar la situación de cara a la segunda mitad de febrero.

(Votos: 4 Promedio: 5)

6 comentarios

  1. Esto empezara a bajar pronto, con la hosteleria cerrada será mas facil. Ahora, sería mas facil aun si los bares que sirven para llevar dejasen de hacer tonterías como permitir que sus clientes fumen a un metro de su puerta, o que se agolpen para pedir. Luego se quejan de que los cierran. La pregunta es:
    ¿Si bajan los contagios de golpe y se demuestra que es por culpa a la hostelería, que se va a hacer con ellos? Seguiran cerrados

    1. Eso ya te lo han contestado en Madrid.
      La zona de más trasiego de España, con el principal aeropuerto, centro logístico de carreteras y ferrocarril, con la hostelería abierta y el comercio.
      Números un 25% menos malos que autonomías con clausura total.
      Ojalá fuera cero, pero eso actualmente no existe.
      Espero que los imbéciles que han criminalizado el sector lo paguen.
      Estos empresarios el día 31 seguramente pagaron sus impuestos, para que beneficiarios de pensiones, politicos, personal sanitario y demás puedan cobrar (como tendría que ser si todo fuera normal).
      Y dices que aparte de preocuparse por alimentar a su familia, en estas condiciones vendiendo un puñado de bocatas, deben de hacer de policías e impedir a la gente que fumé donde quiera.
      ???
      Muchacho o tienes la vida muy fácil, o tienes muy poca empatía o eres un egoísta de libro.
      Menos mal que a pesar de la tragedia, en algunos sitios se entiende que no solo se muere de covid.

    2. Y si no es culpa de la hostelería que hacemos? Te recuerdo que en la Comunidad Valenciana, tenemos la hostelería cerrada y tenemos la tasa de contagios mas alta de España con 1184. En la Comunidad de Madrid, con la hostelería abierta, tienen una tasa de 850. Es que nunca nos acordamos de la cantidad de gente que vive de la hostelería, lo primero cerrar los bares, pero el Mercadona hasta los ojos….

      1. Paco.
        Como que que hacemos?
        Pues dejarlos en paz.
        Yo estoy convencido de que no es culpa de la hosteleria, ni del comercio,.
        Pero lo que yo piense logicamente no va a cambiar nada.
        Seguro que viste como yo, reencuentros en navidad de gente que venia a pasar esos días y coincidia con amigos en la calle y se daban abrazos sobreactuados y exagerados, muestras de cariño innecesarias que habria que ver como serian en la intimidad y con unas copas.
        Al final todos estamos pagando esas actitudes, pues si marcas un distanciamiento, usas mascarilla, y si tienes que tocar algo que luego tocaran otros te desinfectas, las posibilidades son escasas, pero si ves a un amigo que vive fuera y te lanzas a abrazarlo como si no hubiera un mañana, a lo mejor sin saberlo te lo estas cargando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba