Economía

El recibo de la luz cambiará a partir del 1 de junio

Contará con 3 tramos de tarifas al día y será más caro en las horas de mayor consumo para incentivar un cambio en los hábitos de uso

El nuevo recibo de la luz, que entrará en vigor el 1 de junio, incluirá tres tramos diferentes de precios al día y dará un mucho mayor peso al consumo sobre la parte fija para intentar forzar a hogares y empresas a ser más eficientes en su uso energético. Estas serán las principales novedades que incluirá la factura eléctrica de 10,7 millones de consumidores acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

El nuevo sistema incluye un complejo cambio de metodología con el objetivo de hacer más simple la factura y fomentar su comprensión por parte de las familias. Sin embargo, en lugar de simplificarlo, eleva a cinco los bloques que compondrán el recibo: energía consumida, "peajes" destinados a pagar la retribución de las redes eléctricas, "cargos" dirigidos a financiar otros costes del sistema, el alquiler del contador y los impuestos.

La primera parte se refiere a la electricidad consumida cada mes, cuyo precio viene marcado por la oscilación hora a hora del coste de un kilovatio hora en el mercado mayorista. Este varía en función de oferta y demanda y puede consultarse en la página del operador Red Eléctrica, y tendrá una parte fija y otra variable que dependerá del consumo, divididas por tramos:

El segmento más caro será el de las horas punta (De 10:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 22:00), seguido de las horas llanas (08:00-10:00; 14:00-18:00 y 22:00-00:00) y de las horas valles (00:00-08:00, fines de semana y festivos). Actualmente el consumidor obtiene un precio de la luz diferente según el momento del día en que la consume, pero el nuevo sistema lo intensifica al incluir estas variaciones de tarifas en los peajes y cargos.



Descuento para el consumidor medio

Por este motivo, desde el Gobierno explican que la tarifa beneficiará a quienes sean capaces de reducir su consumo energético o trasladarlo a las horas denominadas llanas o valles. "El cambio de estructuras hace que los consumidores tengan que cambiar para adaptar su patrón de consumo. Aquel que se interese y gestione su energía puede desplazar su consumo a los periodos más baratos y beneficiarse de estas bajadas de precios cuando ponga la lavadora o el horno", explican fuentes del Ejecutivo. La parte variable, es decir ligada al consumo, marcará un 75% del coste final, frente al 40% actual.

En el sector calculan que el nuevo recibo eléctrico se traducirá en un descuento mensual de cinco euros para un consumidor medio, si bien perjudicará al millón de usuarios que están acogidos actualmente a la actual tarifa de discriminación horaria que incentiva el consumo en las horas nocturnas. Otro de los cambios será la posibilidad de contratar dos potencias distintas para diferentes periodos, de tal forma que una vivienda pueda tener poca potencia durante el día y elevarla por la noche si tuviera que recargar, por ejemplo, un coche eléctrico.

La medida sólo afectará a los clientes acogidos a la antigua tarifa regulada -ahora denominada PVPC-, por lo que quedan fuera los 16 millones de hogares que han contratado su suministro en el mercado liberalizado. En ese caso, el precio vendrá marcado por la oferta que firmen con la comercializadora eléctrica de turno.

[Total:4    Promedio:1/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba