Apaga y vámonos

Pregúntame otra vez

Pues era verdad. No es que no me fíe de Andrés Leal, pero me parecía tan surrealista lo que denunciaba la semana pasada desde su “Vida de Perros” que tuve que irme corriendo a ver el vídeo en cuestión. Me froté los ojos la primera vez, me limpié la cera de los oídos la segunda y a la tercera me eché a llorar comprobando el grado de ignorancia de algunos vecinos y el viva-la-vida de algunos políticos.
Tras haber visto a esa señora que, preguntada por Cuatro y la SER acerca de la campaña de recogida de firmas del PP, respondía ni más ufana que ella “votaba contra Cataluña”, uno no podía dejar de pensar que era lógico. Sabiendo quién hay detrás de tales medios, lo suyo era sospechar que entre las muchas entrevistas realizadas habrían seleccionado aquella que más convenía a la voz de su amo… pero resulta que no: aquella señora no daría para más, cierto es, pero no menos cierto es que la gente está firmando sin tener ni puñetera idea de para qué. Sólo así se explica que aquí, en Villena, un señor preguntado por la TV Intercomarcal respondiera que firmaba “para mejorar la ciudad”. O que otro, que lo suyo es de chiste, dijera que lo hacía para ver “si se arreglaba ya el lío éste de las vías”. Y entre uno y otro, ahí estaba media ejecutiva del Partido Popular de Villena, sonrientes, chupando cámara e importándoles tres leches que sus paisanos estuvieran estampando sus firmas sin saber a santo de qué, que todo vale con tal de llevar un capazo bien lleno de rúbricas a la sede provincial para quedar bien con las alturas.

Tenga usted, señor Ripoll. Aquí le traemos cuarto y mitad de firmas para ese tinglado inútil que ha montado Mariano –dirán. Perfecto, chicos. Entre todos sumamos un buen montón. Qué contento se va a poner Ángel en Madrid…

O no, puesto que esto de las firmas, además de inútil, es curioso. Extrapolando lo nacional a lo local, ¿con cuántas podremos hablar de éxito? Si tenemos en cuenta que el PP recibió 7.200 votos en las últimas elecciones y ahora recoge, digamos, 3.000 firmas… ¿podremos hablar de fracaso? Supongo que habrá interpretaciones para todos los gustos, pero ahí queda la pregunta, más que nada por si alguien se anima a responderla con sensatez. No me valen, eso sí, excusas a toro pasado, que la gente dijo lo que dijo a plena luz del día, ante las cámaras y rodeados de muchas personas que sí sabían lo que se firmaba, aunque por lo visto era mejor callárselo…

En cualquier caso, y en vista de los hechos, para mí muchas de esas firmas es como si no existieran, al igual que muchas de las recogidas en su día por la Plataforma Pro-restauración de la Plaza de Toros, una campaña ante la que algún vecino que otro ha confesado sentirse, por aquello de la letra pequeña y la parte contratante de la primera parte, literalmente estafado.

Y hablando de la plaza, aunque pasando por alto los argumentos que el PP quiere esgrimir en su recurso tras desestimar el juzgado de Villena la querella contra quienes apuestan por el centro de ocio, sólo me queda pedirle una cosa a la señora Lledó, algo que ya he solicitado públicamente en repetidas ocasiones: Estimada Celia, cuando reivindiquéis ante el juez, como ya habéis anticipado, que la plaza es un monumento “para todos los villeneros”, te ruego que añadas esta pequeña apostilla: “Excepto para Aureliano Buendía, que está convencido de que Villena tiene muchas otras necesidades y prioridades”. Muchas gracias.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba