Viéndolas pasar

¿Qué soterramos?

Admito que cada día tengo menos ganas de entrar a valorar la actitud de los políticos locales, las cosas que dicen o hacen y casi prefiero no saber por qué las hacen ni por qué las dicen. Es todo demasiado intuitivo, predecible con facilidad. Si la oposición pregunta por el soterramiento, como por arte de magia nos traemos de FITUR un boceto de proyecto y si por la alcaldesa fuese, las máquinas metíamos a perforar mañana mismo y no 2000 metros sino 2800 metros, más metros que nunca y sin pedirlo. Sin pedirlo y sin sellarlo, sin sellarlo y sin firmarlo.
Quien dice empezar las obras mañana, dice a lo largo del año y yo me pregunto si en este país las cosas se hacen de esta manera tan chapucera. ¿No hay proyecto? ¿No hay exposición pública? ¿No hay que levantar planos ni calcular costes? Según la alcaldesa, mejor dicho, según publican casi todos los medios de comunicación, las obras podrían empezar este mismo año. Parece ser que estas fueron las palabras de la alcaldesa poco antes de decir que con esto se demuestra que la alcaldesa no miente. El 31 de diciembre de 2006 se lo recordaré a la primera autoridad.

Todo es muy extraño. Una de las tres partes, la Consellería, que tiene que pagar muchos miles de millones de pesetas, por lo visto, dice que ellos no saben nada. Si a esto añadimos que las noticias que han ido llegando a Villena es que por estas vías actuales no van a circular ni los trenes a Madrid (Altaria), ni los de Barcelona (Euromed y otros), ni los expresos a Bilbao (1 a la semana), ni siquiera los mercancías… ¿Qué tren va a circular por estas vías? ¿Para qué queremos las vías entonces? ¿Para qué queremos gastarnos miles de millones en soterrar algo que no tiene uso?

Hay quien dice que montemos un tren de cercanías, sólo para Villena, seamos conscientes de que ninguna otra población podrá aprovechar esta infraestructura. Aun así me parece buena idea y puesto que la infraestructura existe en parte, pues utilizarla. Las vías desde donde está la Policía Local, más o menos, hasta Alicante emplearlas para esos cercanías. Vuelvo a preguntar… ¿Qué hacemos con el resto de vías hasta Caudete? ¿Soterrarlas o eliminarlas? Parece más lógico quitarlas ¿no? ¡Si no tienen uso!

Que alguien miente en todo esto es algo que está más claro que el agua y como con el agua, intuyo quienes son los que no nos dicen la verdad.

Cambiando de tema, el sábado pasado mientras nevaba, me preguntaba si, como ya sucediera el año pasado, íbamos a tener problemas con el hielo en las calles. Puse la radio y estaba hablando el concejal de obras, no tengo muy claro si él personalmente iba echando la sal por las calles o era el que se coordinaba con el otro concejal, el de policía. ¡Qué raro que con lo que le gusta al bueno de Pedro Miguel salir en la radio no esté hablando! – pensé. ¿Dónde estará metido? Como no podía ser de otra manera, allí donde más cámaras y micrófonos se concentraban. ¡Qué casualidad!

Por cierto, ¿alguien se ha preguntado por qué se echaba sal a las 11 de la mañana cuando estaba nevando desde la noche anterior? Muy sencillo, si echan la sal, como se debe, antes de que cuaje la nieve, nadie les ve y no se pueden colgar las medallas y decir “Estamos coordinados y trabajando con firmeza.”. Como ya dije el año pasado, si estos fuesen concejales en Burgos, iban apañados los burgaleses.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba