Cartas al Director

Se equivocaban

Las aves tenían –y deben tener todavía– grabada en sus genes la Laguna de Villena como lugar de parada, alimentación y cría

El siguiente poema lo escribí hace bastantes años al dictado de una vivencia personal, pero me lo ha recordado, y casi lo ha puesto al día, la noticia leída en este periódico sobre la presencia de flamencos y otras aves acuáticas en la Laguna de Villena.

Lamentablemente no los puedo ver presencialmente, pues debido al encierro obligatorio al que estamos sometidos en estos días no estoy en Villena.

La experiencia que me lo inspiró fue el observar una bandada de gansos salvajes descendiendo en espiral hasta pocos metros de suelo porque confundieron la malla antigranizo que había en una plantación de manzanos en la finca Santa Margarita, junto a la carretera de Caudete, con lo que en otro tiempo fuera la Laguna de Villena, lugar que las aves migratorias tenían –y deben tener todavía– grabado en sus genes como lugar de parada, alimentación y cría.

También he visto ocasionalmente años atrás patos salvajes en cualquier charca producida por las lluvias o por escapes de conducciones de riego. El título, como es obvio, recuerda a la paloma de Alberti.

 

                            Del cielo vinieron

                            buscando el agua

                            con sonoros graznidos.

                            Se equivocaban.

 

                            Como el ave de Alberti,

                            se equivocaban

                            los gansos salvajes

                            buscando el agua.

 

                            No había rubios trigales

                            cuando emigraban;

                            era otoño, y el cierzo

                            se avecinaba.

 

                            La malla antigranizo

                            de la enramada,

                            bajo el sol de la tarde

                            reverberaba.

 

                            Los frutales tenían

                            techo de plata.

                            En espiral descendieron

                            porque brillaba,

 

                            y al sentirse frustrados

                            se remontaban

                            en espiral hacia el cielo,

                            y se alejaban.

 

Por: Rafael Moñino Pérez




(Votos: 3 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba