Cartas al Director

Black Lives Matter! (las vidas negras importan)

Unos cuantos culpan de todos los males habidos y por haber a quien viene de fuera. Nada de "hechos puntuales", racismo puro y duro

Sin entrar en debates sobre la existencia o no de Dios (el presente escrito nada tiene que ver con creencias, ateísmos y demás; todos tenemos derecho a creer o no creer, y esto no admite discusión alguna), se asegura que creó al hombre y, de una costilla de éste, a la mujer, a su imagen y semejanza. Entonces, ¿de dónde leches vienen las diversas razas? Difícil resulta pensar en un Dios con todas las razas a la vez. Puede que sí, puede que no; qui lo sa.

Otros creen, sin embargo, que el Hombre creó a "su Dios" sintiéndose desprotegido ante el jodimiento de la vida. Insisto, antes de me suelten los perros: este escrito no va ni a favor ni en contra de ningún Dios, sino del peor enemigo de las razas: los racistas.

En EE.UU., en algunos sectores de esa guerrera sociedad, matar un gato está peor visto que hacerlo con un negro -considero la definición 'de color' una soberana sandez-; y por lo que se ve se está convirtiendo en deporte nacional. Como el béisbol y cebarse a hamburguesas.

Hemos comprobado en múltiples ocasiones -por la TV- que en ese país se ceban con la raza negra, especialmente quienes han de velar por la seguridad ciudadana. La policía, pasma, bofia, madera...; pues, al igual que los sexos, tienen muchas denominaciones.

Se asesinó cruelmente a un hombre negro, con una rodilla en el cuello, a sabiendas de lo que se estaba haciendo. Sí, el arrestado gritaba: "I can't breathe" (no puedo respirar), siendo ignorado por el malnacido policía y sus secuaces. Murió, y me juego cualquier suma a que al final la culpa será suya; por morirse.

Todavía en EE.UU., otro policía le descerrajó a una persona negra siete tiros por la espalda, dejándolo en silla de ruedas. Se vio en peligro, adujo el agente. Me lo expliquen: alguien de espaldas a otro, éste último armado, es considerado peligrosísimo; se ve que tenía la facultad de tirarse pedos venenosos. Para no ser menos, caso sobreseído. Ni cara a la pared lo pusieron.

Ya en las Españas, unos cuantos culpan de todos los males habidos y por haber a quien viene de fuera, a quien no es como ellos, al "diferente". Se hizo con los judíos, con los negros, los gitanos, los indios, los aborígenes... Contra todo aquel cuya piel no fuese tan blanca como lavada con Ariel. Nada de "hechos puntuales", racismo puro y duro.



Vi unas imágenes de un homínido, vestido cual ser humano, tomándola en el Metro con una mujer por ser negra, sin dejar el ensucia-calzoncillos de insultarla y amenazarla. Haciéndolo también con los demás viajeros, sin que nadie moviese un dedo. El miedo es gratis, pero a veces...  Se subió a las redes la actuación estelar del Neardenthal, mis excusas a los Neardenthales, no teniendo otra que entregarse a las autoridades. Lo cual no mengua ni un ápice su subnormalidad.

A quienes asisten a un atropello como éste y, aun siendo más numerosos que "los malos" no hacen nada de nada, se les debe considerar cómplices del autor del punitivo acto. Y esto ocurre en algo que llaman a bombo y platillo "Sociedad". ¡Ya, pa' ti la burra! Acciones similares hay en todas partes y en su gran mayoría se van de rositas, pues se suele mirar hacia otro lado, favoreciendo así la reiteración del delito. Y las leyes, como siempre, pa' los pobres.

Y como si no existiese el negro no existiría el blanco, cuestión de contraste no más; éste que lo será siempre ni es rojo ni es blanco ni tiene color. Lo dicho; dijo Groucho Marx: "Dios creó al Hombre y el hombre, los impuestos". Hasta más poder ver. ¡Au!

Por: Tony Piojo

(Votos: 2 Promedio: 3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba