Vida de perros

Cada mochuelo a su olivo

Tras las manifestaciones del pasado fin de semana, que la organización cifra en una participación cercana a los dos millones y seis obispos, el Gobierno en 400.000 y seis obispos, y yo mismo cifro entre cinco mil personas y tres obispos y quince millones y cien obispos, no queda más remedio que sentarse y dejar que la indignación nos pille así, no confesados pero sentados al menos. Por mi parte, en cuanto a lo que a la “mani” se refiere, me he dedicado a sacar unas cuantas frases de contexto para ofrecérselas a ustedes, fieles y no tan fieles lectores.
Con la Ex Miss Mundo Mariasela Álvarez como uno de los estandartes de la convocatoria –si Terminator es gobernador…– cientos de miles de manifestantes corearon como unos campeones lemas tales como “La familia unida jamás será vencida”, o “Obispos, sed valientes, no estáis solos”, para mi mudo asombro y deleite de columnista. En primer lugar por la apropiación de la palabra familia, últimamente y de forma insistente, como si los demás no la tuviéramos, seamos rojos, verdes o amarillos. Familia que parece definirse como hombre y mujer con un mínimo de criaturas a su cargo, y lo que no pase por ahí parece que no lo es. En segundo lugar por aquello de la soledad del obispo, que en mi parecer no sé qué pinta su opinión en temas estatales que afectan a sus fieles tanto como a quienes no queremos saber nada de ellos. Me resulta como si viniera a mi oficina el jefe de la empresa de al lado a decirme qué es lo que debo o no debo hacer, o pensar, o creer.

Acebes piensa que los jóvenes no van a tener la oportunidad de “sentirse españoles” porque en su criterio para ello “se les deberá enseñar materias comunes”. Zaplana afirma que Zapatero sólo negocia “con los nacionalismos radicales” y para nuestro vecino el señor Abellán “decir que el estudio y conocimiento de la Religión, y más concretamente la cristiana, no es interesante, equivale a decir desde una supina ignorancia, que, no tiene importancia que dos mil millones de personas crean en Dios Creador”. En cuanto a los dos primeros comentarios me abstengo de opinar, a uno porque estoy acostumbrado a escucharle imbecilidades casi a diario (lamentablemente) y al segundo porque es capaz de cambiar hasta un refrán con tal de hacer demagogia. En cuanto a nuestro vecino, tendría que contestarle que una “supina ignorancia” es decir que el estudio y conocimiento de la Religión es lo que se hace en los colegios católicos. En cuanto a los colegios “no católicos” sí le puedo asegurar que hay materias donde se estudia religión: la Historia comprende las religiones, el estudio del Arte (“motivación religiosa de infinidad de artistas”, dice usted) comprende las religiones —sorprendentemente cuando se estudia arte no sólo se habla del tipo de pincelada en el lienzo—, la filosofía también estudia las religiones… en fin, para qué redundar, ¿para acabar aprendiendo el Credo o el Avemaría para subir la nota de selectividad?

Cansado del debate por el momento, lo único que me interesa en cuanto a ahondar en el asunto, es conocer la opinión de los profesores de religión que han denunciado presiones para asistir a la manifestación, presiones que llegan a las llamadas personales y que, aseguran, serán objeto de represalia en caso de no ser atendidas. No se quejen entonces de las presiones de nuestra vicepresidenta Fernández de la Vega, cuando saca a debate la cuestión presupuestaria referente a la supuesta independencia económica a la que iban a llegar los centros concertados. Porque no será todo pasar la bandeja, digo yo.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba