Economía

Cobots y la evolución en cuanto a sus aplicaciones

El porvenir no solo se trata de cobots y humanos operando a la par, sino también de promover el nivel de automatización, de qué manera se emplea en la industria y cómo se podrían optimizar las habilidades humanas a un nivel mayor

En este momento, la mayoría de las empresas están evolucionando hacia la industria 4.0, la cual se basa en la digitalización de sus procedimientos de fabricación gracias a la inclusión de sistemas CPS en establecimientos de producción, como centrales industriales y talleres de fabricación, entre otras.

Es por ello que los robots actualmente son los modelos más destacados entre los sistemas CPS, siendo un factor clave en la automatización y al mismo tiempo aumentando el rendimiento y la productividad de las empresas y su personal.

Sin embargo, estos operan de manera autónoma e independiente en comparación con los cobots o robots cooperativos, los cuales impulsan la cooperación entre humanos y robots en el interior de un espacio compartido. Siendo esta una de las principales diferencias entre un robot convencional de un cobot.

Por otra parte, los robots colaborativos ofrecen múltiples beneficios y ventajas, lo cual hace que cada vez sean más las industrias y empresas que consideren su aceptación y una aplicación más amplia. Entre ellas, el diseño, implementación y despliegue resulta ser mucho más veloz y práctico que un robot tradicional. Asimismo, posibilitan la reutilización, es decir, pueden ser empleados en diferentes áreas y para diversas tareas, siendo realmente eficaces, dado que aprovechan el poder de la cooperación hombre-máquina.

Esto se debe a que los mismos no son diseñados para el reemplazo de personal humano, sino más bien como un refuerzo, ayudando con las tareas más pesadas y tediosas, resultando positivo desde una perspectiva social, a la vez que incrementa la satisfacción y habilidades del personal.

Como bien mencionamos, son desarrollados para adaptarse a diversas tareas, y una de ellas, es el pick and place, el cual se basa en la identificación de piezas para empaquetar. Siendo provechoso para las tareas de gestión de almacenes, las cuales implican labores manuales repetitivas de recoger y colocar, lo mismo sucede con el empaquetado y paletizado.

En cuanto a las tareas de acabado, como lo es el pulido o esmerilado, estas suelen ser tareas repetitivas y que precisan determinada fuerza. Es por ello que, los cobots ayudan al operador bajo la instalación de un simple programa que les permite llevarlo a cabo con mayor eficacia y precisión. Por ejemplo, en el caso de la industria, los brazos robóticos se convierten en robots de soldadura, aportan una excelente calidad, al mismo tiempo que reduce los desperdicios, e incrementa la precisión del acabado, ya sea por arco, plasma, ultrasónica, TIG o por puntos.



El control de calidad, es otra de las labores que pueden realizar y una de las aplicaciones más importantes, dado que se encargan de supervisar la calidad de las piezas y controlar el producto terminado por medio de imágenes de alta definición.

Con esto en mente, se comenzaron a incorporar diversas cámaras, junto a un sistema de visión de IA que les permite comparar las características de las piezas u objetos con modelos de referencia originados por computadora, esperando que la evolución de estos en cuanto al control y supervisión, abra nuevos caminos en la incorporación de sistemas de gestión de calidad.

De modo que, en los siguientes años, se podrá observar un importante aumento de cobots en múltiples y diversos ámbitos industriales. Lo cual se debe mayormente al veloz desarrollo de su tecnología y aplicaciones, como la IA y el procesamiento de señales visuales, junto a la seguridad que ofrece al poder trabajar codo a codo sin poner el riesgo al operador y al mismo tiempo optimizar sus habilidades.

[Total:0    Promedio:0/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba