Economía

Descubre por qué los cobots son mucho más que simples robots industriales

Un robot colaborativo o está diseñado para interactuar físicamente con humanos en un espacio de trabajo compartido

Los robots tradicionales en entornos industriales trabajan en zonas separadas de los operadores humanos. Sin embargo, un robot colaborativo o "cobot" está diseñado para colaborar y aliviar la carga de los operadores humanos.

Los robots industriales tradicionales se diseñaron para funcionar de forma autónoma con una guía limitada y para mantenerse alejados de los trabajadores humanos para evitar problemas de seguridad para las personas circundantes. Por el contrario, un robot colaborativo o "cobot" está diseñado para interactuar físicamente con humanos en un espacio de trabajo compartido y para ayudar a los trabajadores humanos con las tareas diarias.

Adicionalmente los cobots suelen ser más pequeños y más fáciles de configurar que otros robots industriales, y a menudo no requieren codificación para las instrucciones de trabajo, lo que lo convierte en una opción simple de configurar para grandes industrias y también para pymes.

Los cobots también incluyen con frecuencia un sistema de visión inteligente incorporado para respaldar tareas como leer códigos de barras y reconocer colores.

Los ejemplos de cobots incluyen un brazo robotizado montado en una pared para recoger y quitar objetos defectuosos y máquinas elevadoras en un centro logístico que llevan el paquete correcto al estante correcto.

Los robots industriales tradicionales por otra parte pueden ser imprecisos, crear riesgos de seguridad y pueden requerir conocimientos de programas de codificación para su configuración. Por lo general, se mantienen en una jaula y completan tareas automatizadas, como pintar, soldar y etiquetar, sin trabajar con humanos.


La evaluación de riesgos es el primer paso

Aunque los cobots están diseñados para operar de forma segura junto a los humanos, se recomienda a las empresas que realicen una evaluación de riesgos.

La evaluación general de riesgos incluye la identificación de documentos, haciendo un esquema sobre la celda robótica y la evaluación de la máquina. Las empresas deben saber claramente para qué se utiliza el robot, cómo se utilizará y quién trabajará con el robot, así como los riesgos que puedan suceder. Los riesgos potenciales a evaluar incluyen la posibilidad de eventos peligrosos, la posibilidad de evitarlos y la frecuencia de exposición.

Una vez implementados, los sensores no solo mejoran la seguridad en espacios compartidos entre humanos y robots, sino que también ayudan a mejorar el rendimiento del robot.

Un cobot típico puede trabajar a velocidades de entre 250 y 750 milímetros por segundo. Con un sensor de seguridad incorporado, puede ajustarse para funcionar a la máxima velocidad cuando detecta que no hay seres humanos cerca. En otras palabras, los sensores de seguridad le permiten al cobot saber cuándo trabajar más rápido para mejorar la productividad y la eficiencia de la producción.

Otro beneficio de tener sensores de seguridad es que reducen la cantidad de espacio en el piso requerido para un robot.

El sensor permite a los gerentes de fábrica seccionar sólo el espacio utilizado por el robot, en lugar de encerrar a un robot dentro de un gran espacio. Por ejemplo, un sensor de seguridad perimetral es capaz de detectar cuando una persona ingresa a un área protegida, para ayudar a garantizar aún más la seguridad.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba