El Volapié

¿Constitución fascista?

Churchill vaticinó que los actuales fascistas llamarían fascistas a los demás. Resulta curioso que en España el término fascista se ha convertido en un insulto que lo mismo sirve para un roto que para un descosido, fundamentalmente expresando aspectos relacionados con la intolerancia y el totalitarismo.
Curiosamente esto no ha sucedido con el término comunista, que en España es sinónimo de libertad y progresismo, sin duda porque aquí nunca hemos sufrido un régimen así. Posiblemente si los bandos de vencedores y vencidos de la Guerra Civil se hubiesen invertido al final de la contienda, hoy en día ambos calificativos estarían equiparados.

Por ejemplo, desde la derecha se tilda de fascistas a los terroristas de ETA o a los independentistas, y desde la izquierda se hace lo propio para definir a quienes creen en la unidad de España. También por ejemplo.

Considero que algunos aspectos de la Constitución de 1978 son manifiestamente mejorables –Jefatura del Estado, separación de poderes, partidos políticos y sindicatos, reforma constitucional...– porque ha llovido mucho desde su aprobación, el escenario está colocado al revés y ya no pende sobre nosotros el fantasma de la dictadura, que en aquellos entonces lo condicionó todo.

Sin embargo, por lo que respecta a la Soberanía Nacional, Unidad, Solidaridad, Igualdad, Legalidad… no tengo dudas sobre su vigencia, por eso se me plantea la duda sobre si estaremos rigiéndonos bajo una Carta Magna de corte fascista.

La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, Patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas. Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos. Los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

¿Es fascista nuestra actual Constitución?

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba