Abandonad toda esperanza

El año más gallardo de Gallardo

Abandonad toda esperanza, salmo 723º

gallardo, da

Del fr. gaillard.

  1. adj. Desembarazado, airoso y galán.
  2. adj. Bizarro, valiente.
  3. adj. Dicho de lo que corresponde al ánimo: Grande, excelente. Gallardo pensamiento. Gallardo poeta.

Así define el Diccionario de la Real Academia Española, en sus tres primeras acepciones (todas ellas con la categoría de adjetivo), el término gallardo. Y la mayoría de sus significados le vienen como anillo al dedo a la obra de Miguel Gallardo, sin lugar a dudas una de las figuras fundamentales de la historieta española de las últimas décadas. El que fuera uno de los progenitores de Makoki es autor de un buen puñado de títulos que constituyen un impecable corpus al que durante el año pasado, el infausto 2020, se sumaron tres volúmenes más... por más que uno sea la reedición (lujosa, eso sí) de material anterior. Y en efecto, son títulos todos ellos que muy bien pueden ser tildados de excelentes, valientes o airosos. De gallardos, vaya.

Una muestra de la vigente modernidad gráfica de “Los casos de Perro Nick”

Porque excelente (y, ahora, grande también) es sin duda una obra como Los casos de Perro Nick, ya un clásico de culto reeditado a finales del año pasado pero al que hay que referirse como material anterior porque llamarlo antiguo, al menos en este caso, no procede. Estamos ante una relectura de algunos de los estilemas de la narrativa, el cómic y el cine protagonizados por el detective privado en versión hard boiled que rebosa modernidad en cada una de sus planchas, lo cual -gracias a la nueva edición tamaño giant size (por usar terminología de sobra conocida por los aficionados al medio)- puede disfrutarse como nunca antes. Por supuesto, no espere el lector una aproximación ortodoxa a la figura a la que dieron forma las novelas de Hammett, Chandler y otros cultivadores de la pulp fiction (o las novelas de quiosco, los bolsilibros, para el lector autóctono más veterano); muy al contrario, Gallardo -al que, por lo general, la intriga del relato le preocupa bien poco- dinamita todas las convenciones del género y hasta se permite un ligero escarceo con la ciencia ficción, en clave de invasión alienígena, dando pie a una espiral orgiástica de movimiento y color. Es de justicia señalar que esta recuperación por parte de La Cúpula, insisto de nuevo en que tan elegante y lustrosa como la ocasión lo merece, cuenta además con un espléndido prólogo del crítico especialista en cultura popular Jordi Costa, el cual lejos de limitarse a los elogios protocolarios de costumbre nos regala un análisis en profundidad de este título fundamental en la carrera del guionista y dibujante catalán y lo contextualiza en su momento y en la evolución reciente del tebeo patrio.

En “Algo extraño me pasó camino de casa”, Gallardo relata los problemas de salud que ha padecido recientemente

Valiente es sin duda la más reciente novela gráfica del autor, Algo extraño me pasó camino de casa, un nuevo cómic autobiográfico como ya lo fueron los anteriores Un largo silencio (este centrado en la figura de su padre), Turista accidental, el reivindicable Tres viajes o el galardonado y super ventas María y yo y su secuela. En esta ocasión, Gallardo relata el vía crucis personal que vivió más o menos al mismo tiempo que al resto del mundo nos confinaban en casa por culpa de una pandemia. Cuando estaba decidido a tomarse un mes sabático para descansar en casa, el protagonista acaba ingresando en el hospital aquejado de un pequeño dolor y allí es sometido a una operación en la que le extirpan un tumor de cuatro centímetros de la cabeza. La estancia hospitalaria y la posterior recuperación en su domicilio son relatados en primera persona moviéndose con soltura de la narrativa secuencial a territorios más cercanos al terreno de la ilustración (que el autor también transita a menudo), y siempre con el humor que caracteriza a buena parte de su obra por bandera. Debemos señalar que la publicación de Astiberri cuenta con la colaboración de Z como SanZ, el proyecto de edición de cómics sobre el cáncer de Julián Sanz Barbero, quien por desgracia no tuvo tanta suerte como Gallardo y falleció durante la elaboración del cómic; de ahí que el volumen esté dedicado a su memoria y cuente con un epílogo a cargo de la familia del difunto.

La escritora Patricia Highsmith y el editor Jorge Herralde, invitados de lujo en “Un extraño asesinato”

Finalmente, airosa -en el sentido de “Que lleva a cabo una empresa con honor, felicidad o lucimiento”, de nuevo según la RAE- se nos antoja un tebeo tan sorprendente (en todos los sentidos) como Un extraño asesinato (y otras historias), que no es sino la propuesta de Gallardo para la campaña de cómic anual de Fnac España. No es habitual que me haga eco en una columna como esta de una edición que en el fondo no deja de tener una voluntad comercial o directamente publicitaria, pero cualquiera que haya podido leer esta historieta basada (muy, muy libremente) en dos relatos de Patricia Highsmith se dará cuenta de que Gallardo no ha hecho lo habitual en estos casos, que es limitarse a cumplir el expediente y cobrar por ello, y en cambio nos ofrece un inteligente y divertidísimo metarrelato repleto de invitados especiales y en el que reflexiona sobre la creación literaria y los fantasmas interiores del escritor. Imagino que no será fácil conseguir un ejemplar a estas alturas, pero si tienen la oportunidad no duden en hacerse con él; me lo agradecerán. Y ni que decir tiene que el consejo vale igualmente respecto de los otros dos cómics comentados: también son la mar de gallardos.

Los casos de Perro Nick, Algo extraño me pasó camino de casa y Un extraño asesinato (y otras historias) están editados por La Cúpula, Astiberri y Fnac España respectivamente.

[Total:2    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba