Vida de perros

El referéndum aviar llega a Villena

No, no se trata de asustar. No hablo de la infortunada gripe que ya ha saludado a Grecia e Italia. No es que vaya a entrar a España (que es como yo la llamo) por Villena (y si entrara, ¿llegaría a Madrid en el AVE?). Aunque el asunto sí trata de un pájaro que entró hace ya tiempo en nuestra ciudad. Una gaviota. Una gaviota mensajera. Y trajo no una enfermedad (o sí, vaya usted a saber) sino unos folios donde uno podía firmar –y puede– si estaba de acuerdo con la siguiente cuestión que trascribo para quien no la haya leído: “¿Considera conveniente que España siga siendo una única nación en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones y en el acceso a las prestaciones públicas?”. Se trata una recogida de firmas para que se convoque un referéndum en caso de que se quiera cambiar la Constitución actual. ¿Cómo que se quiere cambiar la Constitución, preguntará? Según Celia Lledó –que no es que propiamente lo diga ella, sino que lo dice su Partido Popular– “con el Estatuto de Cataluña se pretende dar unas competencias a Cataluña superiores a las que prevé el Estatuto de Autonomía actual, lo que significará que se modifique el modelo de Comunidades Autónomas ratificado en la Constitución, y que se le considere como nación”.
Pues bien, seguro que ya conoce por los medios de comunicación dicha campaña. Una firma para una pregunta a la es difícil contestar con una negación. Para empezar, una pregunta, voy certificando a medida que veo, escucho y leo, que poca gente entiende. Aunque para resolver la intrincada cuestión, se pueden optar por preguntas alternativas, como hizo el señor Rodes y decir: “¿Usted quiere defender la Constitución española que es lo que usted votó en el año 78?” [1]. Un buen giro para conseguir mayoritariamente otra respuesta afirmativa. Y es que, como decía un señor al entregársele el papel de información: “Está muy bien. Que nos informen, porque no nos hemos enterao, hacen lo que les da la gana”. No será porque no ha sido tema de moda y de recurso para los políticos. Y para más Inri, y para información general, no es algo que se haya hecho, hombre de Dios, sino algo que todavía debe pasar por muchas revisiones y muchas manos antes de llevarse a cabo, a ver si piensa usted que esto es como lo del tabaco.

Pero ahí no acaba la cosa porque, o nuestros políticos populares han aprovechado para comenzar la campaña electoral, o hay quien da por hecho las cosas: “No he leído nada, pero todo lo que sea para mejorar la ciudad, pues… está bien.” [1] (Aquí la pregunta podría haber sido: ¿Le gustaría usted que hiciéramos algo para mejorar la ciudad?).

Otros todavía concretaron más la cuestión del objeto de las firmas, quien sabe si por asociación inconsciente de facturas pendientes o por una pregunta directa: “Me parece muy bien… a ver si se va arreglando ya el lío éste de las vías…” [1]. Respuestas que no son más que ejemplos particulares, que seguro que no únicos, ante una campaña caprichosa y propagandística. Diría que el PP ha reflexionado y madurado, y se ha dado cuenta de la importancia de la opinión popular, de que quien gobierna no puede realizar aquello que le parece sino aquello que interesa a quienes gobierna –o mejor, rectifico gracias a la reflexión de Paco Tomás sobre el sujeto pasivo ¬la semana pasada–: obedeciendo la voz de sus ciudadanos. Pero no lo puedo decir: no lo creo.

*[Respuestas reales del vídeo de TV. Intercomarcal]

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba