Sociedad

Exigen a Narbona que anule el relevo de Martínez para poder reconducir el trasvase

La Junta Central de Usuarios del Júcar-Vinalopó convocó ayer una reunión urgente para la próxima semana en la que se aprobará una resolución por la que se insta a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, a que anule la destitución de Andrés Martínez como consejero de Aguas del Júcar, y poder reconducir el proyecto del trasvase, según anunció Ángel Urbina, portavoz de los usuarios. El presidente de la Confederación del Júcar, Juan José Moragues, llamó el miércoles al destituido para censurar la decisión.
El relevo de Martínez, representante de los usuarios en la empresa que construye el trasvase, suscitó una catarata de adhesiones de las comunidades de regantes de la provincia que no están dispuestas a perder su voto en el consejo. Mientras, Aguas del Júcar ratificaba la destitución del presidente de la Junta, saliendo al paso de la supuesta rectificación del relevo trasladada el miércoles por la noche a Martínez por el propio presidente de la sociedad, Juan José Moragues, a su vez máximo responsable de la Confederación Hidrográfica del Júcar.

Martínez explicó ayer que «la carta comunicándome la destitución la recibí el martes por la tarde desde el Ministerio de Economía y un día después, el miércoles, me llamó Moragues para ratificarme como consejero. De ahí que hoy -por ayer- le he remitido una nueva comunicación pidiéndole que me aclare la situación, máxime después de leer las declaraciones del consejero-delegado, José María Marugán, justificando mi destitución». Pese a que un posible acuerdo entre la Junta y el Ministerio de Medio Ambiente parece imposible, Andrés Martínez volvió a dejar ayer la puerta abierta a una posible reconciliación. «No tengo dudas de que todos queremos que llegue agua al Vinalopó pero los informes están ahí y la toma en el Azud de la Marquesa es inviable». Este periódico intentó recoger la versión del presidente de Aguas del Júcar, Juan José Moragues, pero éste no respondió a las llamadas.

La sociedad estatal busca ahora entre las comunidades de regantes aquella que se adhiera al nuevo proyecto para poder firmar el convenio de construcción. De no ser así, el Ministerio de Medio Ambiente estaría incumpliendo la Directiva Marco de Agua al promover una obra hidráulica que, en teoría, no tiene usuarios.

Reacciones
La destitución de Martínez recibió los parabienes del PSPV que aprovechó la ocasión para cargar contra el presidente de la Junta. Francesc Signes, secretario de Agua, señaló que «sencillamente el Ministerio de Medio Ambiente ha quitado el tapón para que el agua del Júcar pueda ser usada por los regantes de Alicante. Resulta cuanto menos sorprendente que aquellos que han incumplido todos sus compromisos con Aguas del Júcar se rasguen ahora las vestiduras cuando se han negado por activa y por pasiva a llegar a un acuerdo». Signes instó a Martínez a explicar a sus representados, «que no son, ni mucho menos, un millón de personas por qué no ha sido capaz de llegar a un acuerdo».

Por su parte, el vicesecretario regional del PP, Ricardo Costa, vio tras la destitución «una mano negra. La ministra de Medio Ambiente castiga a todo aquel que denuncia el sectarismo hídrico». Costa denunció lo que calificó de «conspiración» y «subterfugios que se esconden tras la destitución por parte del Gobierno central del presidente de la Junta Central de Usuarios del Júcar-Vinalopó, Andrés Martínez». Costa añadió que «tras este movimiento hay una estrategia de acoso y derribo que sólo persigue abrirse camino entre los que denuncian la cicatería hídrica de Narbona. La ministra pretende hacer inviable un trasvase que ya ha convertido en una opción más cara, más agresiva y más insalubre para los regantes.

FUENTE: Diario INFORMACIÓN
AUTOR: F.J.B.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba