Abandonad toda esperanza

Joyas literarias ilustradas (y 18)

Abandonad toda esperanza, salmo 764º

Si las columnas fuesen años, con esta decimoctava entrega alcanzaríamos la mayoría de edad en lo que a atender adaptaciones literarias al cómic se refiere. Y para ello recurrimos a un cuarteto de versiones en viñetas de otros tantos textos que van desde el teatro isabelino hasta la narrativa rumana contemporánea, pasando por la obra de nada menos que un Nobel de finales del siglo XIX y comienzos del XX y un clásico de la literatura de posguerra española de sobra conocido. Vamos pues sin más dilación a por este póquer de ases, ordenando las recomendaciones en estricto orden cronológico según la fecha de publicación de sus referentes literarios...

La obra de William Shakespeare ha sido repetidamente adaptada al cine... y también al cómic

No es de extrañar que William Shakespeare sea uno de los autores más veces adaptado a otros medios y lenguajes, si no el que más: figura capital del teatro inglés, está considerado además junto con Miguel de Cervantes como el escritor por antonomasia del mundo occidental. Lo que ya no es tan habitual es que los adaptadores se fijen en sus obras menos conocidas en lugar de en las inevitables Hamlet, Macbeth, Otelo o Romeo y Julieta, por citar las más socorridas de entre aquellas que hemos visto contadas y recontadas tantas veces y de tantas formas distintas. Por ello, es de agradecer la publicación de una adaptación como la de Tito Andrónico, el drama histórico publicado en 1593 y sobre el que todavía hoy se debate su autoría: mientras algunos especialistas afirman que el único responsable de la misma es el bardo de Stratford-upon-Avon, otros ponen sobre el tapete la posibilidad de que su principal autor sea el dramaturgo George Peele y que Shakespeare solo se limitase a retocar finalmente un texto previo a cargo de aquel.

Una muestra del trabajo gráfico de Gustavo Rico en “Tito Andrónico”, con textos de Marcos Prior

Este debate sobre la autoría de la obra es puesto de manifiesto en la presentación de la adaptación que ha publicado Astiberri y que viene firmada por el guionista Marcos Prior y el dibujante Gustavo Rico. El primero recrea a la perfección los últimos años del Imperio Romano por más que el personaje protagonista, el general del ejército cuyo nombre da título a la obra, sea un personaje ficticio; a la vez que vierte al lenguaje de la historieta los característicos diálogos y soliloquios del teatro isabelino. Por su parte, el dibujante recrea de forma poderosamente expresiva la que está considerada como la obra más descarnadamente violenta y sangrienta de Shakespeare (lo que no es decir poco, precisamente). Y entre uno y otro, plasman a la perfección la querencia del ser humano por el poder y la ambición que tan presente está en la producción teatral del autor de La tempestad. El resultado es una novela gráfica a todo color visualmente muy impactante y cuyos diálogos resuenan con fuerza en la mente del lector... sea quien sea su verdadero autor.

Knut Hamsun fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1920

A continuación viajaremos a la Noruega de finales del siglo XIX de la mano de Knut Hamsun, quien recibió el premio Nobel de Literatura en 1920 y cuya figura todavía resulta polémica debido a su adscripción a parte del ideario del nazismo. Pero si dejamos a un lado consideraciones ajenas al arte y nos centramos estrictamente en la impecable carrera literaria que fue premiada con el galardón de la Academia sueca, debemos señalar que aquella prácticamente arrancó con Hambre; una obra protagonizada por un escritor sin empleo fijo y sus miserias que ha sido considerada como la primera novela moderna de la literatura escandinava; así como una de las cimas de la narrativa psicológica que tanto influiría en un autor posterior como Franz Kafka (admirador confeso del escritor noruego), por no hablar de Henry Miller o de la literatura existencialista de mediados del siglo pasado.

La adaptación de “Hambre” a cargo de Martin Ernstsen está plagada de poderosas metáforas visuales

El responsable de convertir en viñetas las peripecias del anónimo protagonista del texto original de Hamsun por las deprimidas calles de la ciudad de Cristianía es su compatriota Martin Erstsen, que convierte al personaje principal del libro en un trasunto del propio novelista: no en vano decide bautizarlo como Knud Pedersen, que no es sino el verdadero nombre del autor de Pan. Al margen de este detalle, cabe destacar la brillantez de las múltiples metáforas visuales que jalonan las páginas de la adaptación, haciendo gala de una serie de recursos gráficos que no pueden aplicarse en la narrativa literaria propiamente dicha. Un apunte final: edita Nórdica, que es la editorial que en la actualidad está recuperando la obra de Knut Hamsun al completo para el mercado español.

Carmen Laforet obtuvo el primer premio Nadal de la historia de estos galardones literarios

No podía faltar en una columna como la presente una adaptación de alguna obra literaria española. En este caso se trata de un título de verdadera referencia para sucesivas generaciones de lectores: Nada, la novela que le valió a Carmen Laforet el primer premio Nadal allá por 1944, además de convertirla en el autor más joven -la escritora catalana tenía tan solo veinticuatro años- de la historia de este galardón hasta el día de hoy. El libro, todavía hoy lectura vigente en los planes de estudios y en las estanterías de un sinfín de bibliotecas públicas y privadas, narra las vivencias de la joven y huérfana Andrea cuando se traslada al hogar de su abuela en la Barcelona del franquismo para descubrir que su nuevo entorno familiar está muy lejos de lo que había imaginado, pues allí reinan los reproches, el odio y la violencia.

El trazo realista de Claudio Stassi se adapta a la perfección a la certera prosa de Laforet

La adaptación de esta novela profundamente impresionista, en la medida en que refleja cómo era la España de la posguerra a través de la mirada de su protagonista, ha corrido a cargo de Claudio Stassi, del cual hace unos meses ya les recomendé otra propuesta de naturaleza similar publicada también por Planeta Cómic: su versión de La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza. Con estas dos adaptaciones sucesivas, este autor italiano que lleva años afincado en Barcelona se convierte en una voz más que autorizada a la hora de plasmar en ilustraciones de gran viveza cómo era la Ciudad Condal hace unas cuantas décadas. A este respecto, me parece particularmente destacable el uso que hace del sombreado y el color para recrear la presencia de la luz en varias de las planchas que componen una obra que se lee con tanto placer como se lee la novela que adapta.

Mircea Cărtărescu es el autor de, entre otros títulos aplaudidos por la crítica, la novela “Solenoide”

Para terminar, viajamos a Rumanía en compañía de dos guías de excepción: por un lado, Mircea Cărtărescu, considerado como el más importante escritor rumano vivo, tan eterno aspirante al Nobel como Haruki Murakami o Margaret Atwood, y autor de novelas tan relevantes y totales como Solenoide o las que conforman la trilogía Cegador. Pero no es ninguno de estos textos por así llamarlos mayores el que ha sido adaptado ahora al cómic, sino uno bastante menos conocido que lleva por título Lulu. Publicada por vez primera a mediados de los años noventa, esta novela está protagonizada por Victor, un joven escritor que vive obsesionado por uno de sus compañeros de estudios, al que todos llaman Lulu. Este último, disfrazado de mujer y durante el transcurso de una fiesta, fuerza a Victor a mantener un contacto sexual; y este encuentro será el detonante de una serie de tormentosas emociones y el alimento de unos demonios interiores que años después, y convertido ya en un escritor renombrado, Victor tratará de exorcizar mediante la literatura.

Aunque adapte un texto ajeno, Edmond Baudoin es un artista siempre fiel a su reconocible estilo gráfico

El otro guía que nos lleva de la mano por las calles de Bucarest es nada menos que Edmond Baudoin, que ha transformado la considerada como la novela más inquietante y tortuosa de Cărtărescu en una desbordante novela gráfica que recupera el título original de la obra adaptada: Travesti. Quienes conozcan la obra anterior de este autor de cómics francés, con títulos tan espléndidos como El viaje, Piero o Los cuatro ríos, reconocerán enseguida su personal estilo, caracterizado por su vigoroso trazo expresionista de tinta negra sobre el papel blanco, y que hace de él el adaptador idóneo de un texto como el de Cărtărescu. Por lo demás, y ya para terminar, cabe señalar que aunque los otros títulos de Baudoin mencionados han sido publicados en España por Astiberri, y al igual que ocurría con Knut Hamsun y la adaptación de Hambre, en esta ocasión Travesti nos llega de la mano de Impedimenta, precisamente la editorial que publica la obra del escritor rumano -Lulu incluida- en nuestro país. Es a ella y al resto de editoriales mencionadas hoy a las que debemos agradecer que no se ciñan únicamente a publicar aquellas obras que se intuyen de más tirón popular -cómics de superhéroes, tebeos humorísticos y mangas varios- y no se cierren en banda a otras propuestas, abriendo su catálogo a creaciones más diversas... incluyendo las adaptaciones de textos literarios que tanto me interesan a mí y espero que a ustedes también.

 

Tito Andrónico, Hambre, Nada y Travesti están editados por Astiberri, Nórdica, Planeta Cómic e Impedimenta respectivamente.

(Votos: 3 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba