Medio Ambiente

La planta de Vaersa deja de ser vertedero

La Junta de Gobierno aprueba el sellado definitivo de los vasos de vertido y la recuperación medioambiental de la zona

El alcalde, Fulgencio Cerdán, ha anunciado la aprobación por unanimidad, en la Junta de Gobierno de este lunes, del sellado definitivo de los vasos de vertido de Vaersa, que será únicamente una planta de tratamiento y valoración de residuos, mientras que el rechazo será trasladado para ser enterrado en otro lugar, que en la actualidad es Novelda, aunque el Consorcio Crea sigue buscando una ubicación definitiva para este cometido.

De este modo, decía Cerdán, que calificaba la noticia como “buena”, se cierra un ciclo iniciado en 2005, con la apertura del primer vaso de vertido, “colmatado en 2010 y que sin embargo, no sé por qué, no se va a sellar hasta ahora”. Junto al primer vaso se sellará también el segundo, que alcanzó su máxima capacidad en agosto de 2018.

Tras el sellado de los vasos, añadía el alcalde, se “mantendrá el control de la zona durante bastante tiempo, en el que se analizarán hasta 31 variables diferentes, como el estado de las aguas subterráneas, los datos meteorológicos, el nivel de sulfitos, etc.”.

Recuperación medioambiental de la zona

La actuación, además, servirá para crear la infraestructura para la evacuación de aguas pluviales de la planta de Vaersa y para recuperar, para uso público, un tramo de la llamada Vereda Delicias, que transcurre por entre los dos vasos de vertido a sellar.

La intención, explicaba Cerdán, “es llevar a cabo la recuperación medioambiental de la zona y recuperarla para el uso público”. Para ello, y además de recuperar la Vereda, se instalará una cubierta vegetal sobre los vasos sellados y posteriormente se replantará la zona con árboles y otras especies vegetales.

Imagen de archivo de uno de los vasos de vertido antes de su puesta en funcionamiento




El coste total de la actuación es de 2.600.000 euros, que asumirá íntegramente Vaersa, debiendo comenzar las obras en un periodo de seis meses como máximo y teniendo un plazo de ejecución de un año.

Además, concluía el alcalde, esta actuación “es independiente de las inversiones se van a llevar a cabo en Vaersa durante los dos próximos años, por importe de hasta 30 millones de euros, para modernizar las instalaciones y transformarlas en una planta de reciclaje y no en un vertedero como hasta ahora, pues se estaban enterrando más del 80% de los residuos que se recibían”.




[Total:5    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba