Medio Ambiente

La zona húmeda de Los Cabezos acogerá un programa de educación ambiental

El Ayuntamiento ha iniciado la adquisición de una finca que incluye las “Charcas de los Cabezos”. La compra entra dentro de la partida presupuestaria de la Concejalía de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio para adquirir suelo rústico con fines medioambientales. Entre otras cosas, su uso permitirá reutilizar el agua originada por la depuradora para regar jardines y parques municipales.
El concejal Antonio Pastor, explicó ayer el motivo de la compra de esta parcela –que hasta ahora era de propiedad estatal- que posee un total de 18’5 hectáreas de terreno, incluyendo las charcas y por la cual el Consistorio va a desembolsar un total de 204.000 euros. Según el edil, esta finca tiene una cantidad importante de usos y valores medioambientales –“tiene carácter de zona húmeda, de las más características que ha habido en Villena”. En las charcas podrá anidar un mayor número de especies de aves, tanto autóctonas como migratorias tras su mejora.

Según el concejal de Medio Ambiente, el proyecto –que supondrá la restauración con fines medioambientales de una zona que fue utilizada como vertedero- permitirá el desarrollo de un programa de educación ambiental para centros escolares. Además, supondrá el uso de parte de las aguas de la depuradora par ala zona húmeda, durante una cantidad de tiempo mayor, añadió Pastor.

Como resultados de futuro, el edil señaló que “en lugar de verter a la Acequia del Rey agua que llega de muy mala calidad de, se echará el agua en una balsa anexa a la depuradora, para su almacenamiento”. Y con el 10% del total del agua que entra a la depuradora procedente del término de Villena, “se va a generar un sistema de depuración terciario –con especies vegetales en un humedal artificial-, gracias al cual el agua se podrá reutilizar la uso en parques y jardines y otros usos”. También se podrá iniciar un proyecto de uso sostenible del agua, que permitirá que la Acequia del Rey recupere parte de su fauna. Y este aumento de la fauna autóctona –compuesta por peces como el Fartet– servirá para evitar los problemas actuales con los mosquitos, pues estos peces se comen a esos insectos, según Pastor. A la vez, esta actuación se relaciona con la iniciativa de la Confederación Hidrográfica del Júcar, que va a endurecer los sistemas de sanción por vertidos a cauce público, “como ocurre en la citada acequia, con agua que no proviene de la depuradora municipal, llegando por una conducción que no viene de allí”, concluyó Antonio Pastor.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba