Turismo

Las ventajas de disfrutar de la Costa Brava en septiembre

Cada vez más, son las personas que prefieren tomar sus vacaciones en otros meses del año, como septiembre, por ejemplo

Más allá de marcar la mitad del año, junio es unos de los meses más esperado por los españoles. Pues, marca el inicio del verano, una temporada de disfrute, diversión, viajes y, por supuesto, tiempo de calidad en compañía de nuestros seres queridos. Ahora bien, ¿en qué piensas cuando se acerca septiembre? Para algunos, supone un momento idóneo para disfrutar de La Costa Brava, ya que trae muchas ventajas.

Cada vez más, son las personas que prefieren tomar sus vacaciones en otros meses del año, como septiembre, por ejemplo. Y se inclinan por los paradisiacos paisajes de La Costa Brava. Pero, ¿a qué se debe esto? Por muy buenas razones. Desde evitar menos aglomeraciones hasta la oportunidad de aprovechar promociones para alquilar un barco en Roses. En este artículo, te mostramos las ventajas de tomar esta decisión.

Las condiciones climáticas son favorables

Como muchos saben, septiembre marca el fin del verano en España. Por consiguiente, las temperaturas tienden a disminuir un poco, lo que significa que se acerca el frío. Por tanto, el calor propio del verano está por espumarse. Sin embargo, las máximas se sitúan alrededor de los 24 grados y las mínimas en los 18 grados. Por eso, este mes es ideal para aquellas personas que no soportan el calor, pero aman la playa.

A diferencia de julio y agosto, unos de los meses con más movimientos de temporadistas y turistas, septiembre se presenta como un mes fresco, agradable, sin agobios y sin muchos niños. Si bien ellos forman parte de la familia, hay quienes prefieren darse una escapada a solas con su pareja, amigos o simplemente solos. Si este es tu caso, no lo dudes, La Costa Brava te espera.

Favorece la práctica de actividades al aire libre

Tal como comentamos anteriormente, en septiembre la temperatura disminuye. No obstante, el mar mantiene la temperatura agradable de los meses más calurosos del año. Lo que significa que podemos disfrutar de disfrutar de las aguas de la Costa Brava al máximo. Ahora, fuera del agua se siente un aire menos caluroso, pero bastante agradable y fresco.

Por ello, es que la temperatura de septiembre favorece la práctica de actividades al aire libre. Entre ellas, senderismo, ciclismo, caminatas, así como paseos por los parques naturales de la zona. En todo caso, lo que debes hacer es tener disposición y ganas de disfrutar la belleza detrás de todas estas actividades. Recuerda que la vida es una serie de momentos, hagamos que la mayor parte de ellos sean agradables.

De cualquier forma, si aún temes ser víctima de los estragos del clima y de las lluvias moderadas características de esta zona, no te preocupes. En todo caso, lo que debes hacer es ocuparte. Así que, procura llevar en tu maleta ropa para protegerte de la brisa fría en las noches. En cuanto a las lluvias, no son propias de septiembre. Es posible que se observen días nublados, pero nada para alarmarse.

Una oportunidad para navegar por la Costa Brava

Es más, si quieres añadir más actividades a tus aventuras y conocer la Costa Brava en su máximo esplendor, entonces puedes salir a navegar en velero desde Barcelona. De esa manera podrás ir explorando toda esta franja costera, sus playas y sus preciosas calas, propias de esta región española. Ciertamente, son paisajes dignos de admirar. Si en lo que va de año aún no has visitado esta región, ¿qué estás esperando?

Aunado a ello, visitar la Costa Brava en septiembre puede ser ese tiempo que necesitas para disfrutar del mar y realizar una diversidad de actividades. Desde un baño de playa, pasando por una carrera en la arena hasta practicar actividades acuáticas como vela, surf… o snorkel. Lo importante es que tengas la disposición y las ganas de pasarla bien y disfrutar.


Precios más accesibles

Como comentamos anteriormente, en septiembre no hay tantas aglomeraciones. Por ende, hay menos de demanda de hoteles, apartamentos y otros alquileres. Lo que significa que encontraremos alojamiento a un costo más accesible, más baratos y amigables con nuestros bolsillos. Así que, si quieres más tranquilidad, ahorrar y aprovechar el último mes del verano, sin dudas la Costa Brava es perfecta.

Es más fácil hacer reservaciones y visitar lugares

Al haber menos saturación de personas es mucho más fácil reservar. Eso implica desde pasajes, hospedaje hasta mesa en restaurantes, cafeterías o locales de copa. Y no solo eso, también podrás disfrutar de las visitas a museos, castillos y exposiciones en los mismos horarios de junio, julio o agosto. Eso sí, con menos visitantes y mas tranquilidad. En pocas palabras, tendrás más espacio para ti.

Así pues, si programaste tus vacaciones para septiembre y todavía no tienes un destino definido, La Costa Brava es el sitio ideal. ¡Anímate, no lo pienses más! Este es el mes ideal para encontrar alojamiento a un precio que se adapte a tu presupuesto y a tus necesidades. ¡Atrévete a disfrutar de todas las bondades que promete esta paradisiaca franja costera de España!

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba