Sucesos

Los sindicatos piden la dimisión del responsable de Instituciones Penitenciarias por el escándalo de la subdirectora de Villena

La ex alto cargo fue detenida por inventarse el ataque de unos encapuchados en el transcurso de una investigación contra tres funcionarios

Los sindicatos de prisiones han intervenido hoy en el escándalo protagonizado por la ya ex subdirectora de Seguridad de la cárcel de Villena, detenida el miércoles por simular el ataque de cinco encapuchados el pasado septiembre cuando todas las miradas estaban sobre ella ante la sospecha de que hubiera filtrado un vídeo en el que tres funcionarios reducen a un preso con problemas mentales.

Tanto ACAIP-UGT como CSIF se han mostrado inflexibles y han pedido la dimisión del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz. "Si no dimite él, el ministro Marlaska debe cesarle", han señalado.

El presidente de ACAIP, José Ramón López, ha criticado la manera en que la subdirectora llegó al puesto del que acaba de ser destituida. "Cuando presentó la denuncia falsa, sólo llevaba tres o cuatro meses en el cargo y no tenía ninguna experiencia. La política de nombramientos es un desastre y aquí ha quedado demostrado".

Además, la acusó abiertamente de haber filtrado el vídeo. "Era la responsable directa de su custodia", ha rematado. Tanto López como el presidente del CSIF, Jorge Vilas, calificaron de "impresentable" lo que ha sucedido con la ex alto cargo.

La rueda de prensa que han ofrecido ambos se produce un día después de que trascendiera que la ex subdirectora había reconocido ante los agentes de la Guardia Civil que ella misma se envió los whatsapps amenazantes desde otro móvil que los investigadores han incorporado a las pesquisas.

A ojos de los investigadores, la historia que construyó el pasado septiembre tenía una base muy endeble al percibir los agentes que muchos datos que ofrecía no cuadraban. Un día después de su arresto, la Secretaría General de Instituciones penitenciarias la cesó.

Tensión en la cárcel

En el momento en que presentó la denuncia, el clima de tensión en la prisión de Villena era muy elevado debido a la investigación recién abierta sobre la reducción que practicaron tres funcionarios, usando las defensas de goma, a un preso con problemas de salud mental.

Las imágenes se hicieron públicas y la subdirectora prestó declaración ante la inspección del centro penitenciario.

Muchos vincularon la supuesta agresión a estos hechos y hubo distintas concentraciones de apoyo. Sin embargo, los investigadores recelaron desde el principio de la versión de la trabajadora penitenciaria.


Presunta agresión

El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Villena mantiene abiertas las pesquisas, ya que, en su declaración tras ser arrestada, esta ex alto cargo en la dirección de la prisión alicantina mantenía que sí fue agredida en la calle y alguien le dijo que mantuviera la "boca cerrada".

De hecho, cuando lo denunció en septiembre presentó un parte de lesiones que también es objeto de comprobaciones. Transcurridos más de dos meses de la presunta agresión y amenazas de encapuchados en Benidorm, no se ha logrado identificar a nadie relacionado con este incidente.

Instituciones Penitenciarias, además, también ha señalado que a la subdirectora, al margen de ser cesada del cargo, se le incoará el correspondiente expediente disciplinario "una vez conste la comunicación oficial sobre la situación procesal".

(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba