Cartas al Director

Mi amigo está en la guerra, y a mí me quieren callar

¿Cuántas veces has escuchado hablar del conflicto del Sáhara Occidental? ¿Sabías que era la provincia número 53 de España?

Querido amigo mío, te escribo esta carta sin saber si en algún momento llegarás a recibirla, te la escribo entre sonrisas y lágrimas; hoy he estado viendo fotos de nuestra última videollamada, la última vez que vi tu cara y escuché tu voz antes de que te fueras a la guerra, ahora quiero decirte un par de cosas a ti y al mundo entero.

Cuando hablo de ti y me preguntan quién eres suelo contestar: “Bachari es sinónimo de fuerza, valentía y constancia, Bachari es un joven saharaui orgulloso de su pueblo, y yo de él. Bachari es mi amigo. Residía en España hasta que su pueblo le necesitó, dejó todo lo que tenía aquí y sin pensarlo dos veces fue a defender su patria, su país, el que lleva bajo ocupación marroquí 45 años”.

Me acuerdo cuando a mitad de octubre las cosas en el Guerguerat se empezaban a poner tensas, cuando veíamos a los manifestantes pacíficos que estaban en la brecha ilegal más transitada del mundo, y deseábamos que nos hicieran caso; las campañas en redes sociales, los vídeos dando nuestro apoyo, y los tweets avisando de que la situación endurecía cada vez más… pero no fue suficiente.

No recuerdo bien qué día fue, pero lo que sí recuerdo es que me dijiste: “Nuria, me bajo a los campamentos, allí me necesitan”, se me partió el corazón, porque sabía que si empezaba la guerra tú te irías a ella, y así fue. El 13 de noviembre de 2020, el ejército marroquí violó el acuerdo del alto al fuego, acuerdo que se firmó en 1991. El Frente Polisario no tuvo más opción que dar por empezada la segunda guerra, y fue un audio tuyo el que me hizo romper a llorar.

Última videollamada antes de ir a la guerra

Una guerra no le gusta a nadie, pero cuando llevas 45 años en un campamento de refugiados bajo condiciones inhumanas, soportando temperaturas altísimas y comiendo de lo que llega de ayuda humanitaria, una guerra se ve con ojos diferentes.

Después de 45 años sobreviviendo en dichas condiciones te das cuentas de que ya no quieres sobrevivir más, te das cuenta de que quieres empezar a vivir como el resto de jóvenes, que quieres tener las mismas oportunidades, que quieres poder estudiar en tu país y trabajar en él, que quieres ver como tus abuelos disfrutan de su tierra y como los pequeños crecen en ella. Llega un momento en el que te das cuenta que la justicia no está de tu parte, que tú vida no les importa, les importan más los acuerdos pesqueros y los beneficios que puedan sacar del fosfato. Te das cuenta de que os han vuelto a abandonar a vuestra suerte, y la segunda guerra ya ha comenzado.

En los territorios ocupados por Marruecos la guerra se lleva viviendo desde que empezó la invasión en el año 1975, agresiones físicas y mentales, negación a la atención sanitaria, robos y saqueos constantes, secuestros, violaciones y más violaciones, a ancianos, niños y mujeres, sin ningún tipo de miramiento.

A causa de esta segunda guerra la población saharaui que vivía en las zonas liberadas ha vuelto a tener que huir de sus casas, entre ellos mi familia, mi hermano de acogida, mi segunda madre… Y todos los que viven en el exilio sufren por no poder estar con los suyos en estos momentos.

No se pueda negar que el silencio mediático ha sido enorme durante estos 45 años. ¿Cuántas veces has escuchado hablar del conflicto del Sáhara Occidental? ¿Sabías que el Sáhara Occidental era la provincia número 53 de España? ¿Tienes idea de donde se encuentra el segundo muro más grande del mundo? Supongo que no, yo tampoco lo sabía, pero ahora te puedo contar que el segundo muro más grande del mundo, después de la muralla china, se encuentra dividiendo el Sáhara Occidental y mide más de 2.700 km. 2.700 km llenos de todo tipo de minas.



Yo no sé si podremos conseguir romper ese silencio mediático, pero sí sé que mi amigo está en la guerra, que nadie dice ni hace nada, solo me intentar callar y Bachari, te prometo que no van a conseguir callarme hasta que consigamos un Sahara libre. Tú luchas desde primera línea en la batalla, y yo, desde esta otra parte, para intentar que el mundo conozca al pueblo saharaui y su fuerza.

Gracias por transmitirme los valores de tu pueblo y hacerme sentirme una más, gracias por ser un ejemplo a seguir, gracias por darme la fuerza para seguir luchando por esta injusta causa.

Amigo mío, permíteme llamarte hermano, te quiere Nuria.

Por: Nuria Soriano Ortega

 

Pd. Yo también desconocía de la situación del pueblo saharaui hasta que entré en la asociación de Villena con el pueblo saharaui Desierto la Hamada. Acoger a un niño en el programa Vacaciones en Paz fue mi primera toma de contacto con esta realidad, invito a todo el mundo a informarse y ser participé de esta lucha.

Gracias a todas las personas que confían en mí, y me dan fuerza para seguir luchando, gracias a juventud activa saharui. Un pueblo unido jamás será vencido. ¡Sáhara libre!

[Total:7    Promedio:4.9/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba