Economía

Novedades del siglo XXI en juegos de azar, el simulador de ruleta online

Juegos famosos cargados de historia, los más populares de todos los tiempos, están hoy en los casinos online

Juegos famosos cargados de historia, los más populares de todos los tiempos, están hoy en los casinos online. Con innovaciones y posibilidades de practicar y apostar con seguridad, en los mejores casinos se puede encontrar el simulador de ruleta una novedosa modalidad disponible, para los mayores de 18 años, para probar de forma gratis el funcionamiento de este juego.

Existe alguna controversia en relación con el origen del juego de la ruleta. Sin embargo, la mayoría de las versiones coinciden en identificar al genio matemático Blaise Pascal (1623-1662) como el creador de este famoso juego. Pascal estaba muy relacionado con los juegos de azar, su estudio sobre la probabilidad se inspiró en una incógnita suscitada por un juego de azar.

Matemáticamente perfecta y fascinante

Solo un genio podría diseñar una máquina giratoria mecánica y, físicamente perfectamente equilibrada en esa época. Originalmente fue creada para asegurar un resultado azarosamente justo para todos los jugadores. Sus números están distribuidos aleatoriamente, de manera tal que a cada lado que se divida, siempre se hallará la misma cantidad de números pares que impares.

La ruleta es un juego diseñado con gran precisión. No obstante, en sus inicios no tenía como finalidad convertirse en ese juego tenso y entusiasta, en el cual han apostado infinidad de jugadores a lo largo de la historia. Originalmente Pascal pretendía crear una máquina de movimiento perpetuo, su lógico fracaso se convirtió en un gran éxito de los casinos del mundo.

Este hipnótico juego ha fascinado a jugadores de todos los sectores sociales y se ha popularizado mucho más, a causa de la difusión de los casinos. Sin embargo, en otros tiempos, su historia era diferente, en especial en el medioevo, esos tiempos de Castillos con arquitectura defensiva, que también escondía secretos de juegos y de política.

Los bulos de antaño

Como otros juegos la ruleta estuvo por siglos prohibida, incluso fue objeto de destrucción en algunas operaciones policiales contra las salas de juego clandestinas. También ha corrido la suerte de tantos juegos de azar al ser víctima de mala reputación. En tiempos de oscurantismo y especulaciones místicas, la ruleta fue llamada el juego del diablo, entre otras cosas, porque la suma de todos sus números da 666.

A pesar de sus disertaciones filosóficas y religiosas, incluyendo su distancia con los enunciados aristotélicos, Pascal nunca practicó el ocultismo. Algunos análisis deducen que ese número no tienen ninguna relación con el anticristo en la Biblia, indican que ocultaba un mensaje de ataque al Imperio Romano. Escrito en código secreto, al descifrarlo el nombre que se deduce es el de Nerón.

Si seguimos la trayectoria de los juegos de azar en Francia donde fue creada y popularizada la ruleta, veremos una similitud a España y otros países europeos. La primera vez que la monarquía francesa permitió un juego de azar autorizado fue una lotería, este hecho sucedió en mayo de 1539 por orden de Francisco I. El ensayo no dio resultado, ya que el Parlamento de París no aceptó otorgar las patentes.


Entre prohibiciones y tolerancias

El Parlamento se oponía de esta manera a la monarquía, sustentado en la legislación que había mantenido la prohibición desde siglos atrás, incluso presente en el Código Justiniano. Desde tiempos inmemoriales y con mucha fuerza por el sector eclesiástico en la Edad Media se insistía fehacientemente en la prohibición de los juegos. Es así como reinado tras reinado se imponía decretos contra los juegos de azar y también una tolerancia subyacente.

Esta serie de ordenanzas son un indicador claro de la impotencia del Estado ante los juegos de azar. No solo la propia monarquía era aficionada, sino también el pueblo llano que lo jugaba en las calles. La ruleta era uno de los juegos predilectos en los salones de la corte francesa. También se observaban intentos de regulación con doble propósito, recaudar impuestos y propiciar espacios sociales de esparcimiento para las clases más poderosas.

Entre tolerancias y restricciones, el apogeo de los juegos propició que miembros de la aristocracia hicieran de sus mansiones casas de juego.  En 1777 el parlamento obligó a la policía a ejecutar la prohibición del juego. Proliferaron sitios clandestinos, casas de juego de privilegios debido a la jerarquía de sus dueños, incluso en embajadas protegidos por la inmunidad diplomática.

Tras múltiples intentos el gobierno somete al control del estado a la casa de juego y permite solo nueve autorizadas en París. En 1806 Napoleón reactivó la prohibición de las casas de juego. Sin embargo, también se daba licencia a algunas casas.

Durante el siglo XX, los gobiernos se dan cuenta que legalizar y gravar fiscalmente es la vía para dar seguridad a los jugadores, a la vez que obtener recursos en forma impositiva. El siglo XXI y la modalidad online, son el mejor ejemplo de ello.

[Total:0    Promedio:0/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba