Medio Ambiente

¿Qué medidas amigables con el medioambiente puedes tomar?

¿Qué opciones tenemos para aportar nuestro grano de arena?

A estas alturas, resulta bastante claro que el clima está cambiando enormemente. Todos nos vemos enfrentados, cada vez más, a condiciones climáticas extremas. Los veranos calurosos, por ejemplo, resultan apenas soportables. A veces pareciera que el verano es solo una larga ola de calor. Y ciertamente no es la idea de que esta situación empeore.

Esto ha hecho que el mundo en su conjunto esté tomando medidas desde hace varios años. Medidas respetuosas con el medioambiente, con el objetivo de limitar los efectos negativos del cambio climático. Y lo que sería aún mejor, de revertirlo. Pero, ¿qué medidas ecológicas puede tomar uno, como individuo? ¿Qué opciones tenemos para aportar nuestro grano de arena? ¿Y que te permitan, al mismo tiempo, disfrutar de otras ventajas?

Las opciones amigables con el medioambiente de hoy en día

En la actualidad, existen posibilidades muy diversas. En los últimos años se ha dado un gran paso en este sentido. Algunos productos, por ejemplo, son ahora mucho mejores y más baratos también. Esto los hace más atractivos que nunca. También es muy conveniente ajustar el propio comportamiento de diferentes maneras. Nos referimos, por ejemplo, a:

  • Instalar paneles solares: La compra e instalación de paneles solares es una excelente forma de aportar tu granito de arena. Gracias a los paneles solares, puedes generar tú mismo/a una gran parte de la electricidad que utilizas, y lo haces de forma sostenible, además. La energía que suministra el sol es, por así decirlo, gratuita y prácticamente infinita. En otras palabras, es una fuente de energía renovable. Como los paneles solares duran, por lo general, varias décadas, es una inversión para el presente y el futuro. Ahorra dinero instalando paneles solares y contribuye, de ese modo, a un entorno de vida más saludable para todos.
  • Comprar un coche eléctrico: Una segunda medida posible es comprar un coche eléctrico. De este modo, también se pueden evitar muchas emisiones. Al fin y al cabo, las emisiones de CO2 de un coche eléctrico son significativamente menores que las de un coche con motor de combustión interna. Además, no se liberan partículas porque un coche eléctrico no tiene tubo de escape. Dentro de algunas décadas, estará prohibido vender otro tipo de coches en la UE. Sin embargo, si te lo compras ahora ya, podrás aprovechar al máximo las ventajas.
  • Instalar una estación de carga eléctrica: Si vas a comprar un coche eléctrico o ya tienes uno, resulta interesante comprar también una estación de carga eléctrica. En un distribuidor de cargadores de coche eléctricos puedes elegir entre un surtido muy amplio. Elije, por ejemplo, un poste de carga suelto, para cargar tu coche eléctrico en tu casa, simplemente. O quizás una estación de carga, que pueda integrarse fácilmente en la pared y se ve un poco más bien acabado. Y todo esto, a la vez que aprovechas las múltiples ventajas de los cargadores de coches eléctricos. Para que nunca más tengas que ir a una gasolinera.
  • Ducharse más corto: Los pequeños cambios de comportamiento pueden dar un efecto altamente positivo. Especialmente cuando un gran grupo de personas decide hacerlo definitivamente. ¿Sabías que es muy bueno darse duchas más cortas? Si eres de los que se duchan largo, el efecto a la larga es muy significativo. Esto porque aproximadamente el 80 % del agua caliente que usamos en casa pasa a través de la ducha. Es decir, tomar duchas más cortas se traduce en un ahorro en el consumo de gas y, por tanto, en los gastos del hogar.
  • Comer menos carne: Los procesos globales que rodean la producción cárnica son causantes de gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero. En promedio, este porcentaje oscila entre el 30 y el 45 %. En otras palabras, la producción y el consumo de carne no son actividades sostenibles. La producción de un kilo de carne requiere, por término medio, unos cinco kilos de alimentos de origen vegetal. El proceso como tal resulta pues extremadamente ineficiente. Si todos decidimos comer menos carne, sin duda contribuiremos a mejorar el medioambiente. Cuantas más personas den este paso, mayor será el efecto positivo.

De cada persona depende, finalmente, qué medida o medidas se adaptan mejor a su estilo de vida individual y a las posibilidades que tenga. Por ejemplo, una estación de carga eléctrica de ESTG puede ser ideal para una persona, mientras que otra es capaz de ducharse durante menos tiempo, lo que también reduce considerablemente la huella ecológica.

Averigua tú mismo/a de qué forma puedes obtener los mayores beneficios. También puede resultar provechoso informarse sobre los paneles solares y los coches eléctricos. Para muchos, no solo resulta interesante desde el punto de vista medioambiental, sino también financiero. Especialmente en un país como España, donde la cantidad de horas de sol es siempre elevada.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba