Abandonad toda esperanza

Rockopop

Abandonad toda esperanza, salmo 736º

¿Eres más de rock o de pop? ¿De playa o de montaña? ¿Del Madrid o del Barça? ¿De Marvel o de DC?... ¿Es que hay que elegir? Cuando alguien me ha preguntado si soy más de los Beatles o de los Stones, yo siempre le he respondido que de los Doors... Pero vaya, que si hay que elegir por narices siempre he preferido al grupo liderado por Mick Jagger y Keith Richards al de John Lennon y compañía. De todas formas, esta rivalidad entre ambas bandas, que alcanza ya un estatus de mítica, fue avivada desde sus comienzos por sus respectivos representantes de la industria musical en una operación que indudablemente resultaba ser una estrategia comercial que terminó por alcanzar su propósito. No en vano dicha competencia entre las que para muchos son las dos agrupaciones más importantes del rock y el pop del siglo pasado sigue presente en nuestros días y ya ha dado pie a varios ensayos escritos por críticos y divulgadores de diversas latitudes.

John Lennon y Mick Jagger, dos mitos del pop y el rock, vistos por el fotógrafo Ron Galella

Uno de estos ensayos es el volumen BeatleStones que escribieron a cuatro manos los franceses Yves Delmas y Charles Gancel y que se ha traducido recientemente a nuestro idioma. La obra en cuestión viene encabezada por una cita de otro grande del rock, Neil Young... según el cual es obligatorio, sí o sí, elegir a unos o a otros: “Los Beatles a un lado; al otro, los Rolling Stones, y todos los demás deben ir hacia un lado o hacia el otro”. Sea como fuere, es innegable que mientras los Beatles se desintegraron hace unas décadas por desavenencias creativas -tenga o no la culpa de todo Yoko Ono, tal y como afirmaban Def Con Dos-, los Stones siguen dando guerra sobre los escenarios a día de hoy y no parecen dispuestos a recluirse en un geriátrico.

La ilustradora Isa Muguruza ha reflejado la condición camaleónica de Madonna

Otra que parece decidida a no retirarse jamás es Madonna. Después de ella llegaron varias candidatas dispuestas a disputarse el título de “Princesa del Pop”: de las iniciales Britney Spears y Christina Aguilera a las posteriores Lady Gaga, Miley Cyrus, Katy Perry o Taylor Swift; pero el trono de la “Reina del Pop” todavía le pertenece a ella por derecho propio tras cuarenta años de carrera profesional ininterrumpida. Una carrera que incluye también una destacada presencia como actriz en títulos fundamentales del cine indie de los años ochenta como Buscando a Susan desesperadamente, fracasos estrepitosos como Shanghai Surprise, títulos reivindicables como Dick Tracy o éxitos de taquilla como Evita. Por no hablar de sus mediáticos matrimonios, ambos finiquitados, con el actor Sean Penn y el director Guy Ritchie.

Isa Muguruza y los Prieto Flores, responsables de la biografía ilustrada de Madonna

De todo ello y de mucho más dan buena cuenta los Prieto Flores -esto es, el matrimonio formado por los escritores y youtubers Borja Prieto y Natalia Flores- en una biografía que abarca desde los primeros e indiscutibles hits de su protagonista (¿queda alguien en todo el planeta que no haya escuchado o incluso canturreado en alguna que otra ocasión “Like a Virgin”, “Material Girl” o “Papa Don't Preach”?) a su actual condición de activista contra el VIH y de icono del colectivo LGTBI, sin olvidarse de su mencionada carrera como intérprete en la gran pantalla o sus escarceos con la música electrónica y dance. Un recorrido vital que se ve salpicado por las estupendas y deslumbrantes ilustraciones de Isa Muguruza, y que terminan por convertir a este libro en un objeto de culto para fetichistas y demás fanáticos de esta artista incombustible.

Varias de las bandas recogidas dentro del volumen “Rock en español”

Y como no solo de la música anglosajona vive el melómano, permítanme que les recomiende el volumen Rock en español que el argentino Hernán Panessi le ha dedicado a la música popular del siglo XX por antonomasia escrita y cantada en nuestro idioma. La “Introducción a la historia del rock en español” que abre el volumen se queda bastante corta -son apenas nueve páginas destinadas a tal fin-, pero lo compensa con creces el resto del libro. Y este no es otra cosa que una guía de artistas que recoge en orden alfabético un gran número de bandas con comentarios críticos incluidos; y que arranca con los españoles Alaska y Dinarama y culmina con los mexicanos Zoé, pasando por un sinfín de músicos provenientes de ambos lados del charco: de aquí, figuras como Barón Rojo, Dover, El Último de la Fila, Extremoduro, Héroes del Silencio, Kiko Veneno, Los Toreros Muertos, Mecano o Tequila; de allí, grupos como los colombianos Aterciopelados, los argentinos Los Abuelos de la Nada o los mexicanos Molotov... por citar solo algunos de los más conocidos. Porque sin duda alguna quien lo ojee con atención se topará con más de un grato descubrimiento.

Andrés Calamaro está muy presente en “Rock el español”: con Los Abuelos de la Nada, con Los Rodríguez y en solitario

Completa la propuesta de Panessi un listado con medio centenar de discos esenciales de la historia del rock en español, de entre los que me permito destacar de forma totalmente subjetiva cinco favoritos: el Alta suciedad de Andrés Calamaro -aunque yo habría optado por incluir el inmediatamente posterior Honestidad brutal-, Senderos de traición de los citados (y muy añorados) Héroes del Silencio -personalmente, prefiero de lejos El espíritu del vino, o incluso Avalancha-, Vasos vacíos de Los Fabulosos Cadillacs -de la banda liderada por Vicentico me valdría casi cualquiera-, Sin documentos de Los Rodríguez -otro tanto- o Abraxas del gran Carlos Santana. En fin, que al final parece que sí, que en estas cuestiones siempre se acaba eligiendo una u otra cosa.

BeatleStones. Un duelo, un vencedor, Madonna. Una biografía y Rock en español están editados por Milenio, Plan B y Ma Non Troppo / Redbook respectivamente.

[Total:4    Promedio:4.8/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba