Sucesos

Seis encapuchados golpean a la subdirectora de la cárcel de Villena a la salida de su casa

La mujer fue rodeada, atacada y amenazada un día antes de que declarase en una investigación abierta contra tres funcionarios por la agresión a un interno con enfermedad mental

La subdirectora de Seguridad del centro penitenciario de Villena sufrió el pasado lunes una violenta agresión a manos de media docena de encapuchados que la esperaron a a la puerta de su casa cuando salía a primera hora hacia su trabajo, la acorralaron y, mientras dos de ellos la sujetaban por detrás, otros le propinaron golpes y puñetazos en la cara mientras la amenazaban con frases como "mañana, calladita".

Esa brutal agresión, sin precedentes en el ámbito laboral interno de Instituciones Penitenciarias, se produjo 24 horas antes de que la mujer, subdirectora de Seguridad en Villena desde hace solo unos meses, acudiese a declarar en el marco de la información reservada abierta por ese organismo estatal para depurar las posibles responsabilidades de tres funcionarios a quienes las cámaras internas de la cárcel de Villena grabaron golpeando y reduciendo a un interno con enfermedad mental, el pasado 16 de agosto.

Días antes de la paliza, el viernes, 3 de septiembre, la subdirectora ya denunció la sustracción de su teléfono móvil cuando estaba en su lugar de trabajo. En ese móvil había recibido al menos dos mensajes amenazantes los días previos, uno de ellos en formato SMS y el otro, enviado desde un número oculto, era un mensaje que le llegó desde un chat de la asociación profesional Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM), en el que le llegaban a decir, entre otras frases con amenazas veladas,: "Samos que tenéis imágenes. Bórralas o atente a las consecuencias".

Sin embargo, la sustracción de ese teléfono móvil no afecta a la investigación, ya que su contenido es recuperable por parte de la Guardia Civil aunque no dispongan del terminal y, además, ella ya había hecho llegar copia de esos mensajes a sus superiores, en el marco de la citada investigación interna.

Nada más producirse la agresión del pasado lunes, la la subdirectora, alertó al director del centro penitenciario de Villena y acudió a denunciar a la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante, ya que es este cuerpo quien ya investiga, por orden del juzgado de Villena, la paliza al recluso ocurrida a mediados de agosto.

En realidad, el incidente con el enfermo mental había trascendido el 16 de agosto después de que le diera publicidad TAMPM a través de un comunicado emitido ese día y en el que se decía que la de Villena "es la cárcel más peligrosa de España" y se recogía su relato de aquel hecho. Afirmaban que “un interno magrebí de unos 30 años, que ha protagonizado numerosos altercados y agresiones a otros internos y a funcionarios, aprovecha que se queda junto a los funcionarios en un rastrillo a la espera de la apertura del siguiente y le escupe en la cara a uno de los Funcionarios, después ya con el rastrillo abierto, se va a su celda, coge una escoba con la que ataca a los funcionarios a quienes muele a palos, patadas y puñetazos. Como resultado, acaban tres funcionarios en el hospital con lesiones diversas en ojo, frente, pómulos y antebrazos al intentar protegerse de los golpes” .

A raíz de ese incidente, a todas luces grave, la Secretaría General de Instituciones Penitenciaras abrió una información reservada e inició su propia investigación de los hechos, además de presentar denuncia en el juzgado de guardia de Villena. Fue al revisar las imágenes del circuito interno de seguridad de la prisión cuando descubrieron que los hechos recogidos en esas cámaras eran muy distintos a los narrados en el comunicado de TAMPM.

El contenido del vídeo

En las imágenes, aportadas también al juzgado y a las que ha tenido acceso este diario, se aprecia, por ejemplo, que el interno llevaba lo que parece un palo de escoba, que en ningún momento esgrime contra los funcionarios que lo conducen a la celda. De hecho, entra él mismo y parece colocar el palo entre la puerta y el quicio, para evitar que se cierre, ya que, en un momento determinado, vuelve a salir al pasillo.



Inicialmente, se ve cómo entra en su celda, después de recorrer el pasillo bailoteando, sin agredir a nadie. Las imágenes registran cómo los tres funcionarios, provistos de sus chalecos de intervención y defensas de goma, esperan en la puerta de la celda, para comprobar que permanece en el interior y, cuando el recluso sale de nuevo, con cierta actitud provocadora, la emprenden a porrazos con él durante al menos tres minutos, como queda registrado en la imagen, donde se ve que recibe incluso algún golpe con la porra del que permanece de pie pese a llevar más de 40 segundos inmovilizado por dos de ellos en el suelo.

Al final, y cuando ya han llegado otros cuatro funcionarios más, que presencian los últimos momentos en que el joven sigue inmovilizado en el suelo y sujetado por al menos dos trabajadores, lo izan violentamente del suelo y se lo llevan casi en volandas.

El interno, que tras ese incidente fue trasladado a una cárcel de Madrid, sufre una enfermedad mental y, por esa razón, forma parte del Programa de Atención Integral a Enfermos Mentales (PAIEM).

Bajo custodia de la subdirectora

Las imágenes fueron enviadas al juzgado que ya entendía de la causa y el expediente interno fue reconducido, ya que los funcionarios aparecían más como presuntos responsables que como víctimas en ese incidente. A partir de ese momento, la grabación quedó bajo la custodia de la subdirectora de Seguridad, ya que esa es una de las funciones atribuidas a su cargo según el protocolo de Instituciones Penitenciarias.

Así las cosas, el instructor de la información reservada había fijado para este martes, 7 de septiembre, las declaraciones no solo de la subdirectora, sino de otros implicados en esa investigación.



Antes de la agresión sufrida el lunes a la salida de su domicilio particular, la subdirectora había recibido en el chat de grupo de TAMPM, al que se había unido tiempo atrás, cuando trabajaba como funcionaria en el Centro de Inserción Social (CIS) de A Coruña, el mensaje amenazante en el que se citaba a alguien llamado Marcial -coincide con el nombre de un destacado miembro de la Ejecutiva nacional de TAMPM, que además es funcionario en la cárcel de Teixeiro (Coruña)-.

Autora: Teresa Domínguez. Fuente: Levante

[Total:1    Promedio:5/5]
Etiquetas

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba