Sucesos

Todos contra Tu Abandono Me Puede Matar

El colectivo de funcionarios de prisiones arremete contra la cúpula de Instituciones Penitenciarias tras los sucesos de la cárcel de Villena

Salieron en tromba para crucificar a todo un colectivo. El ministro del Interior, señalando lo que es una “verdadera funcionaria”. El secretario general de Instituciones Penitenciarias ordenando a todos sus lacayos concentrarse y yendo él personalmente a la prisión de Villena (no le ha parecido oportuno hacer lo mismo con el casi degüello del jefe de servicios de la prisión de Cuenca, no debía ser un “verdadero funcionario”). El director del propio Centro Penitenciario se sumó al circo y   lo jaleó. Estaba cegado por la ira: Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM) llevaba mucho tiempo haciendo daño con sus denuncias y no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad.

Por el camino, la criminalización de todo un colectivo de profesionales, el señalamiento e injusta suspensión de funcionarios que nada tenían que ver con lo que era la presunta agresión a esa Subdirectora de Seguridad. La filtración de las imágenes  que poseía y debía custodiar Instituciones Penitenciarias tampoco debía ser un problema. Entre Feliciano, Ángel Luis, José María, Cristina y Eugenio se encargarían que toda la maquinaria funcionase a todo trapo. Son muchos años y mucho poder acumulado. Toda la maquinaria engrasada y funcionando. Por supuesto, hubo ciertos medios que estuvieron prestos para señalar que las amenazas a la Subdirectora provenían de un chat de una Asociación de funcionarios en Galicia “TAMPM-Teixeiro”.

Efectivamente, aquellos que, aprovechando el viento de cola de sus intereses, coincidentes con los de quienes les subvencionan y mantienen, en vez de preocuparse por el colectivo y los funcionarios expuestos, indicaban, con fuertes golpes de pecho, mostrar “total apoyo a la compañera agredida” (cuando los agredidos eran los tres funcionarios) y pedían que cayera todo el peso de la justicia contra los “instigadores”. Es obvio que faltaban agallas para poner nombre. No era necesario. Ya lo habían hecho otros.

¿Por qué?

Era muy necesario desactivar a una asociación profesional que, desde su germen, hace 3 años, no ha hecho más que sacar a la luz las carencias del sistema penitenciario. Algo que nunca nadie había hecho.

Esto, como bien saben los profesionales de la prensa, molestaba y molesta sobremanera a las altas esferas del Ministerio del Interior, incluso a los propios sindicatos, porque ellos tampoco habían conseguido (por incapacidad o por inacción interesada) mostrar una parte de lo que ocurre tras los muros de nuestras prisiones.

Y se hizo en un momento muy concreto, a 10 días de una gran manifestación de funcionarios de prisiones (la primera tras la pandemia) y con la única finalidad de desactivar una movilización que se llevó a cabo en Madrid el día 22 de septiembre y con un rotundo éxito de participación.

Ese es el verdadero motivo y porqué de la teatralización de la subdirectora. Ella es un simple peón. Los autores intelectuales de esta trama se encuentran a más de 400 km de donde ocurrieron los acontecimientos. Ahora tendrá la oportunidad de contar toda la verdad.

No tener que pagar ningún peaje, sin subvenciones ni liberados, nos hace actuar de manera libre e independiente, y eso molesta muchísimo a las cúpulas de Interior.

TAMPM, a través del gabinete jurídico que asiste a los compañeros suspendidos desde el primer día, exige la inmediata revocación de la suspensión que están injustamente sufriendo, así como la restitución inmediata a sus puestos de trabajo con el abono de las retribuciones minoradas hasta la fecha.



Asimismo, TAMPM exige que se depuren todas las responsabilidades, tanto de la Subdirectora como del Director de la prisión. Igualmente, Pérez Peña, Subdirector General de Análisis e Inspección, no debe seguir ni un día más al frente de la Inspección Penitenciaria. El Sr. Arribas, Subdirector General de Recursos Humanos, debe pedir perdón y marcharse o ser cesado fulminantemente. Y, por último, Ángel Luis Ortiz, uno de los altos cargos mejor pagados de la Administración del Estado (138.000 euros) no puede seguir al frente de esta Institución, ha sumido a Instituciones Penitenciarias en la decadencia más absoluta. Todos ellos, junto con el infame Ministro del Interior, si tuviesen vergüenza o la conociesen, deberían abandonar sus cargos de manera inmediata por la presunta responsabilidad que recae sobre ellos en esta trama mafiosa.

No nos callarán… Seguimos en la lucha.

Por: Tu Abandono Me Puede Matar

(Votos: 7 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba