Fiestas

Villena renueva los Votos a la Virgen

El pasado domingo 23 de Abril, se renovaron los Votos a la Virgen. En el Santuario de las Virtudes el pueblo de Villena encabezado por la Sra. Alcaldesa, algunos concejales, presidente y directiva de la Junta de la Virgen y diferentes fuerzas sociales de la ciudad, se han conmemorado los actos de gratitud hacia la Virgen, que los villeneros hicieron en el año 1.624 –siendo oficiales–, también en 1.854 230 años después, tal y como el cura párroco de Las Virtudes, D. José Abellán, comentó tras la Santa Misa.
Acabada la misa, y antes de bendecir el retablo –recientemente restaurado del altar del Santuario–, D. José Abellán explicó que los Votos a la Virgen se realizaron cuando el pueblo de Villena eligió como intercesora a María de las Virtudes, para que terminasen los estragos que la peste estaba causando en nuestra ciudad. Curiosamente, y como dice la tradición, nadie había escrito el nombre de la Virgen para elegir un Patrón o Patrona, y todas las veces que se realizó la votación el nombre de Virgen de las Virtudes aparecía como el elegido. A partir de este momento, la peste remitió y dejó libre de esta enfermedad a la ya mermada población de Villena.

Después de renovados los Votos, D. José Abellán, bendijo el recién restaurado Altar Mayor del Santuario de Las Virtudes. Según palabras del restaurador, Bartolomé Carabal, el retablo fue construido en 1.945, con una serie de pinturas, pero éstas se habían resecado, perjudicándoles en especial el humo y los cambios climatológicos. El retablo, se doró hace 45 años, estando en muy mal estado actualmente, es por eso que se ha llevado a cabo esta restauración. Destacando de ella que el oro empleado en los arreglos, es de 22 quilates, protegido con capas especiales, que impidan su deterioro cuando sean limpiados. Según Bartolomé Carabal, la humedad es uno de los grandes problemas para este tipo de obras, y junto con la carcoma, perjudican gravemente estos retablos tan singulares.

Lo más difícil para Carabal ha sido imitar el trabajo que los artesanos hicieron en su momento, y que esta restauración no alterase la idea inicial de estos artesanos, mejorando el oro falso que se había oxidado, usando ahora oro, como ya se ha dicho de 22 quilates. Como él indicaba, no es la primera vez que trabaja en este lugar, ya que con su padre, en 1.982, ya realizó la restauración del Camarín de la Virgen.

Antes de pasar a firmar en el libro de Honor del Santuario, la Alcaldesa Vicenta Tortosa, Bartolomé Carabal, y José Abellán dirigieron unas palabras a todos los presentes. Antonio Hernández, como Presidente de la Junta de la Virgen, hizo entrega de un cuadro recordatorio de la efeméride al restaurador y también a Javier Ferrándiz, representante de la empresa ATES, que ha colaborado en esta restauración. Posteriormente iniciaron la visita al piso superior donde se encuentran parte de las pinturas restauradas.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba