Calle Mayor

Asensio Navarro: Patrimonio Villenero Inmaterial

Personas a las que habría, como mínimo, que grabar largas declaraciones para que parte de su memoria viva no se pierda con ellos

Mi amigo Asensio Navarro no deja de sorprenderse con las capacidades de su padre. Cada visita, cada tertulia y cada paseo compartido por la ciudad supone una excusa para que Asensio Navarro padre, a punto de cumplir los 86 años, muestre sus extraordinarias dotes para conocer las identidades de cualquiera de los villeneros de su quinta, y no sólo eso: las interrelaciones entre ellos y sus descendientes.

No hay secretos para Asensio Navarro. Sabe nombre y filiación de todos los señores y los que servían, de los abogados y los comerciales, agricultores, médicos, ferroviarios, los de la fábrica de la luz, los empresarios del calzado e industrias anexas, los de las lámparas y los muebles. Si hablamos de comparsas, empezando por la suya, conoce a todos los Maseros, y así puede seguir relacionando quién es hijo de quién hasta la última. Si del Círculo Agrícola (ahora del Villenense, donde desayuna) exactamente lo mismo.

Y es que para la sociedad villenense de hace cerca de cien años, cuyas fronteras escasamente se movían de nuestro amplio término municipal, como mucho hasta a algunas casas de campo de Caudete o de Yecla, el mundo tenía unos límites bien delimitados, y todos quienes se movían dentro de estos límites estaban inventariados por quienes, como en el caso de Asensio Navarro, hicieron de la calle su entorno natural.

Pero esta sabiduría suya, a la que se añaden un número casi infinito de motes y apodos, un modo fonético certero para nombrarlos, más un habla particular para citar toda la lengua villenera, más todos sus topónimos ya desaparecidos, sus edificios demolidos, sus rincones de otro siglo, las formas de realizar los entierros de antaño, las fiestas de hace sesenta o setenta años, los precios del cine, los horarios de las sesiones; todo eso, digo, y mil cosas más, hacen de Asensio Navarro padre, y los que tienen la cabeza lúcida como él, Patrimonio Villenero Inmaterial.

Personas a las que habría, como mínimo, que grabar largas declaraciones para que parte de su memoria viva no se pierda con ellos.

Ahora que acaban de salir cifras del INE que nos dicen que la mitad de los alicantinos o eldenses no han nacido en ambas ciudades, y que Villena tiene todavía una mayoría de población autóctona, saquemos jugo a estas raíces. Y sobre todo, homenajeemos a personas como Asensio Navarro, villenero con mayúsculas.

(Votos: 6 Promedio: 4.3)

2 comentarios

  1. Ya quedan pocas personas mayores que conserven tan buena memoria.. Es buena idea esa de dejar grabada alguna conversación para las futuras generaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba