Literatura

Bibliotecas, cuentos y bebés: “La lectura es un arma cargada de futuro”

Las bibliotecas, casi por ley, hemos de preocuparnos por el bienestar de los niños, las niñas y su aprendizaje

Las directrices de la IFLA/UNESCO para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas del año 2001, en su punto 3.4.2. “Prestaciones a los niños”, nos indican que “la biblioteca pública brinda a los niños la oportunidad de experimentar el placer de la lectura y el entusiasmo provocado por el descubrimiento de conocimientos y obras de la imaginación. Se debe enseñar a los niños y a sus padres y madres la manera de hacer el mejor uso posible de una biblioteca y a utilizar los documentos impresos y electrónicos. Las bibliotecas públicas tienen una responsabilidad especial en lo que se refiere a respaldar el proceso de aprendizaje a la lectura y a promover los libros y otros medios entre los niños”.

 Todo ello se desarrolló años después mucho más exhaustivamente  en las “pautas de servicios bibliotecarios para niños” mucho más extensa y concreta. En definitiva, las bibliotecas, casi por ley,  hemos de preocuparnos por el bienestar de los niños, las niñas y su aprendizaje lector. A lo que nosotros añadiríamos, no solo el aprendizaje lector, si no  “el aprendizaje hacia el amor por la lectura”, que probablemente es mucho más difícil de alcanzar que el propio hecho de leer si consideramos este, solamente, como el proceso por el que se descifra un mensaje.

Y esto es, básicamente lo que intentamos conseguir en cada nuevo taller “Leo y juego con mi bebé”, conocido popularmente como “la bebeteca” y que se han llevado a cabo a lo largo de todo este último mes de Octubre. Que esos niños y niñas, que entran gateando a nuestras bibliotecas y se asoman expectantes a los cajones de libros preparados para ellos bajo la atenta mirada de padres y madres que en ocasiones se asombran de cómo actúan sus pequeños cuando interactúan con otros pequeños como ellos, cómo se manejan jugando con los cuentos, cómo ya tienen criterios propios de elección y cómo es posible que el sonido de una campana produzca ese efecto de calma en cada niño, en cada niña que se dispone a escuchar un cuento; que justamente esos niños reconozcan la biblioteca como un espacio más de juego para ellos, que descubran los libros como buenos instrumentos para pasar el tiempo y las palabras como armas para calmar ratos de aburrimiento, de alegría o de lloro.  Que bebés y adultos lleguen a casa portando el “aroma de biblioteca” , que no es otra cosa que saber que la lectura y los cuentos pueden ser un compendio de sensaciones y sentimientos compartidos y sobre todo de tiempo disfrutado de veras, sin prisas, con los más pequeñitos de las casas, a la vez que sabemos de todos los beneficios futuros que ello le conllevará, porque, reeditando a Celaya “la lectura es un arma cargada de futuro”

Y así, con esa filosofía tan sencilla en la que básicamente se trata de pasarlo bien mientras enseñamos herramientas, técnicas y formas de iniciar a los pequeños en el mundo lector a través de las familias –  que son mayor referente -- cantamos, contamos, manoseamos, acariciamos y nos bebemos los libros y las lecturas a través, sobre todo, de las palabras y los sonidos, porque los primeros cuentos son cantos y las primeas lecturas son, sin duda, las canciones.

Ojalá estos nuevos “graduados” en la bebeteca, sigan junto a nosotras durante mucho tiempo y les veamos crecer en tamaño y en lecturas, visitando las  bibliotecas de manera continua, divirtiéndonos con sus caritas de asombro cada vez que abran un nuevo libro, chapurreando lo que han visto u oído en cada nueva historia. Ellos y ellas, junto a sus padres y madres, ya saben que aquí, las bibliotecas siempre les esperan ¡con los libros abiertos!

Por: Bibliotecas Públicas Municipales Villena

[Total:1    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba