Apaga y vámonos

¿Cueste lo que cueste?

Los Verdes dicen que están dispuestos a “llegar hasta el final” para proteger nuestro entorno, pero han rechazado la moratoria servida en bandeja por el PP

Debo confesar, estimada señora, que la actitud de Los Verdes ante el tema de las plantas solares me tiene perplejo. La respeto, faltaría más, pero hay algo que no me cuadra.

Más allá de que el ultimátum dado a sus socios del PSOE me parezca un brindis al sol (basta ver los comentarios y publicaciones públicas, y sobre todo lo que se dice en privado, para comprender que nada va a cambiar en ese plazo de dos meses al que ya solo le queda uno), lo cierto es que las palabras de Los Verdes no coinciden con sus actos.

Y digo esto porque ayer, mediante un vídeo muy emotivo y bien elaborado (se nota que hay un buen profesional detrás), nos anunciaban que defenderán el entorno de Villena “cueste lo que cueste” y que están dispuestos a “llegar hasta el final”, algo que sin embargo ya podían haber hecho hace un mes, porque el Partido Popular les sirvió en bandeja de plata lo que Los Verdes reclaman con tanto ahínco: la moratoria de dos años en la concesión de licencias a las plantas solares.

¿Han aceptado Los Verdes esa propuesta, que colma sus aspiraciones? No, porque se ve que ese “cueste lo que cueste” no incluye “pactar con partidos que no sean de izquierdas” (sic), tal y como me dijo a mí en persona un cargo de confianza de Los Verdes durante la famosa rueda de prensa en la que se lanzó el ultimátum.

Es decir, que Los Verdes podían haber roto su acuerdo con el PSOE –llevan toda la legislatura amenazando con hacerlo por cosas mucho menos importantes– y haberse garantizado la moratoria que tanto reclaman, pero han preferido no hacerlo y en lugar de ello lanzar un vídeo muy molón que, en el fondo, no deja de ser un spot electoral de la marca, una marca que cotiza a la baja tras haber tocado techo con la mayoría absoluta de Javier Esquembre y que ahora, sin personas del peso del propio Pachi o Merce Menor, parece que se encamina hacia registros electorales más modestos, en línea con los que siempre han tenido.

La propuesta del PP no era descabellada, pero tenía una contrapartida: pedía a Los Verdes garantías de que, esta vez sí, se iba a trabajar en serio la modificación del ordenamiento urbano de Villena. Porque no podemos olvidar que Los Verdes llevan 10 años en el gobierno municipal, 4 de ellos con mayoría absoluta, y ya me dirán ustedes lo que han hecho respecto al famoso ordenamiento. Y no vengan a decirme que Cate Hernández se trabajó una licitación del PGOU, que todos sabemos cómo acabó aquello.



Mientras tanto, los proyectos de plantas solares siguen llegando y las instituciones siguen haciendo su trabajo –que, perdonen mi ignorancia, no veo mal por el momento, porque están tumbando todos aquellos proyectos que tienen afección en zonas protegidas–, lo que me lleva a preguntarme, otra vez desde mi ignorancia, qué hay de malo en que salgan adelante aquellos proyectos que no tengan impacto alguno sobre terrenos de especial valor agrícola, paisajístico o ambiental, lo que viene siendo un secarral, que en nuestro término los hay, y muchos.

Fotovoltaicas sí, pero no así, nos dicen Los Verdes. Quizá estaría bien que nos dijeran claramente cuántas, cómo y dónde. Tal vez así los ciudadanos podríamos entender mejor todo este embrollo.

(Votos: 20 Promedio: 4.7)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba