Economía

Empresas alicantinas han presentado ya por 77 ERTE que afectan a 2.246 trabajadores

Las solicitudes se han registrado en solo tres días, afectando mayoritariamente al comercio, los hoteles y la hostelería

Tal como temieron los sindicatos y advirtieron los empresarios, el número de Expedientes de Regulaciones Temporales de Empleo (ERTE) no ha parado de aumentar desde que se declaró el estado de alarma por la crisis del coronavirus y muchos negocios de la hostelería, el comercio y los servicios, en general, tuvieron que cerrar sus puertas.

Los últimos datos facilitados ayer por la Conselleria de Economía reflejaban que desde el pasado sábado y hasta el lunes al mediodía, es decir, en solo tres días, 77 empresas alicantinas habían presentado solicitudes de ERTE, que afectan a 2.246 empleados. Si se tiene en cuenta que durante el fin de semana los ajustes laborales registrados eran 45, en una sola jornada el número casi se ha duplicado. Al igual que los primeros expedientes presentados, los sectores que acaparan las peticiones siguen siendo los del comercio, hoteles y hostelería.

Pero también empresas de transporte de viajeros de la provincia han anunciado ya a sus trabajadores la próxima solicitud de ajustes laborales. Según la información facilitada por Francisco Vilaplana, del sindicato UGT, las compañías La Agostense y Ubesa (La Unión de Benisa) presentarán en los próximos días un ERTE por fuerza mayor mientras dure la situación de emergencia sanitaria.

Un expediente rotatorio

En La Agostense, la medida afectará a más de 40 empleados y se recurrirá a ella porque, fundamentalmente, realiza el traslado de personas incluidas en el programa del Imserso, ahora suspendido, además de servicios discrecionales, rutas de colegios privados y trayectos por Europa. «Y como se han restringido los desplazamientos y cerrado los centros educativos, la empresa ha tenido que acudir a esta medida», explicaba Vilaplana. En la empresa se quedarán trabajando tres conductores para el mantenimiento y reparación de los vehículos «e irán entrando y saliendo del paro de forma rotatoria, porque se ha decidido que la medida afecte a todos los trabajadores por igual»,destacaban desde el sindicato UGT.

En el segundo caso, el de la empresa Ubesa (La Unión de Benisa), el ERTE afectará a una veintena de empleados, principalmente conductores y taquilleros. Igualmente, la causa para presentar el ajuste laboral es la fuerza mayor, dado que el Gobierno ha reducido al 50% los servicios en las líneas regulares de uso general. Ubesa cubre la línea Alicante, València, Benidorm, Callosa d'en Sarrià, además de Castell de Guadalest y la conexión de Benidorm con Alicante, según confirmaba el representante sindical. Asimismo, durante el tiempo del ERTE, los trabajadores se irán rotando en el expediente.


Otra vía, las vacaciones

Francisco Vilaplana informó de que más empresas del sector se estarían planteando presentar un ERTE y otras están dando, de momento, vacaciones a empleados. El sindicato planteó ayer que, en el caso del transporte escolar, dado que los centros educativos están cerrados, la Conselleria «debería abonar el servicio, ya que lo tenían presupuestado hasta final de curso. Así se evitaría que la gente que se fuera al desempleo», demandó Vilaplana.

Por otra parte, en la Comunidad Valenciana, un total de 6.649 trabajadores están afectados por las 191 solicitudes de ERTE presentadas hasta el lunes al mediodía. Solo entre el sábado y el domingo las peticiones ascendieron a 137 para 4.683 personas. Según los datos de presentación telemática recibidos en la Dirección General de Trabajo, de las 191 solicitudes de ajustes laborales, diez corresponden a empresas que operan en toda la Comunidad Valenciana y afectan a 2.656 trabajadores. En la provincia, los expedientes se elevan ya 77 e implican a 2.246 empleados, mientras que en la de Valencia ascienden a 72 (1.119 operarios) y en Castellón a 32 (628), por lo que en la autonomía el total de afectados se eleva a 6.649; y Alicante continúa siendo la provincia con más empleados afectados por las regulaciones de empleo temporales solicitadas por la pandemia del coronavirus.

La Conselleria de Economía también comunicó ayer que tramitará los ERTE que suponen la suspensión temporal del contrato o reducir la jornada de sus trabajadores de forma temporal, siempre que se acredite que existe una causa de fuerza mayor derivada de la situación actual, provocada por el coronavirus.


Evitar despidos

El objetivo del departamento que dirige Rafa Climent es la aplicación de las medidas urgentes para responder al impacto económico de la pandemia que establece el Real Decreto Ley 7/2020 de 12 de marzo «y evitar que se produzcan despidos, garantizando el cumplimiento de todos los requisitos establecidos legal y reglamentariamente en este mecanismo legal».

El ERTE, regulado en el art. 47 del Estatuto de los Trabajadores, permite a las empresas suspender los contratos de trabajo o reducir la jornada laboral de las personas trabajadoras de manera temporal. Asimismo, la Conselleria de Economía explicó que, durante la suspensión del contrato, el trabajador continúa vinculado a la empresa, pero sin derecho a percibir su sueldo, ni el resto de complementos como pagas extra o vacaciones. Una vez terminada la situación excepcional, se reincorporará a la empresa y no perderá la antigüedad a efectos de despido, ya que la suspensión del contrato es por una causa ajena al trabajador.

Autora: Rosa Carrizosa. Fuente: Información




(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba