Cartas al Director

¡Hipócritas!

Los sin hogar "por una noche" se solidarizan (?) con los sintecho "todos los días"

Creía yo estar curao de espanto y quedo boquiabierto al comprobar como ciertos iluminados se sacan de la manga, más bien del nalgatorio, celebraciones insólitas a la par que inútiles. Pude leer en un artículo que durante la madrugada del sábado 7 al domingo 8 del presente mes, se celebró un evento sorprendente: la Noche sin Hogar (como suena). Consistente, para desconcierto de muchos, en hacerse con unos cartones e irse, cual pobretón, a cualquier rincón para dormir al raso por una noche. Échale guindas al pavo.

Por lo leído supuse que la intención buscada con tamaña proeza viene a ser, poco más o menos, dar a entender que los sin hogar por una noche se solidarizan (?) con los sintecho todos los días. ¡Cojonudo, sí señor! Pretenden estos de inteligencia suprema quedar ante ‘los demás’ como los señoritos y, la verdad verdadera, quedan como el culo.

Vaya gracia le puede hacer a una persona sin hogar de manera crónica que venga un/a nota, se le acueste al lado (eso sí, en plan solidario), comparta el vino de tetrabrik y sus ronquidos, aparte, cómo no, de sus gases nobles culeros. Después, con el claror de la amanecida se dan el piro y si te he visto no me acuerdo.

En una de las ciudades donde se celebró dicha iniciativa, Alicante para más datos, días antes de la celebración de un partido de fútbol de la selección, a los pobres se les ‘invitó’ a marcharse a otros lares. En pocas palabras: se les desahució (por llamarlo de algún modo) con la intención de que quienes acudiesen al partido no viesen a gente durmiendo en el puñetero suelo en los aledaños del Rico Pérez; porque, bien lo saben hasta los chinos, lo que no se ve no existe. Así es, y así será por los siglos de los siglos.

Que a este asunto no se le haya dado bombo y platillo hasta la saciedad tiene explicación racional. La razón no es otra que como el rollo vende menos que ‘el Puntero’ castañas en verano, pues se han enterado cuatro gatos y yo mismo, de casualidad. Demostrado queda: cuando algo no deja viruta en el bolsillo tiene igual interés que una conferencia sobre la cópula del escarabajo de la patata. Vamos, digo yo.

Y como del tema tratado a mí no me van a enseñar nada, éste que lo será siempre se va a ver si los peces siguen bebiendo en el río.

Lo dicho, si hay algo peor que un hipócrita son dos. Hasta más ver, pues. ¡Au!

Por: Tony Piojo

[Total:12    Promedio:4.7/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba