Sociedad

Home office: 3 ideas para trabajar mejor desde casa

La transformación radical que vivimos este último año ha sido la prueba definitiva de que somos capaces de adaptarnos a este formato de trabajo

La adopción del home office viene dándose desde hace más de una década. Pero la transformación radical que vivimos este último año ha sido la prueba definitiva de que somos capaces de adaptarnos a este formato de trabajo con mucha agilidad y que es eficaz.

No obstante, existen desafíos que los ya habituados al home office conocen de primera mano, en especial, cómo adecuar el espacio para conseguir tener una jornada laboral cómoda y productiva, y cómo gestionar el tiempo para evitar el estrés.

Si estás buscando mejorar tu “oficina en casa”, aquí te dejamos 3 consejos para aprovechar mejor tu espacio:

Elige el lugar correcto

Esta elección depende de diferentes factores, desde el espacio que tienes disponible, hasta la cantidad de horas que tienes que trabajar al día.

Sin embargo, dos aspectos que siempre debes tener presentes son: la comodidad y las distracciones.

Busca un espacio en el que puedas concentrarte. En el que tengas pocos estímulos externos o en el que puedas gestionarlos.

Por ejemplo, si vas a pasar muchas horas trabajando, es bueno estar en un espacio amplio, bien ventilado y con ventanas para que puedas descansar la vista mirando hacia el exterior. Pero también debes contar con elementos que te permitan reducir los estímulos externos, como una buena cortina y un buen aislamiento sonoro.

Diseña bien tu escritorio

Lo ideal es contar con una superficie que funcione solo como escritorio. En ella puedes tener todas tus herramientas de trabajo organizadas y/o buscar recursos complementarios para tener lo que necesitas siempre a mano.

Si cuentas con un espacio limitado en casa, ejercita un poco la creatividad. Quizás tienes un armario que puedes vaciar e instalar en él una mesa abatible. O quizás cuentas con un rincón en el que puedes colocar una mesa plegable e instalar baldas para colocar todos tus accesorios de trabajo.

Haz una lista de dispositivos, artículos de papelería y otros accesorios que usas habitualmente y divídela por prioridades. ¿Qué necesitas tener siempre encima de la mesa? ¿Qué puedes tener en una mesa auxiliar o en una balda cercana? Elimina todos los artículos que no son necesarios para trabajar y pueden distraerte.

Claro, esto no significa que tengas que ser absolutamente minimalista. Hay detalles, como plantas o elementos decorativos, que pueden servir de foco para descansar la vista y respirar un poco cuando necesites desviar la mirada de la pantalla o del papel.


Observa la iluminación

Contar con la iluminación correcta es fundamental a la hora de trabajar. Evita forzar la vista y reduce la fatiga ocular y los dolores de cabeza. Esto se traduce no solo en un mayor bienestar físico y mental, sino también en más productividad.

Lo mejor es contar con iluminación natural, pero con opciones para regularla, como los estores noche y día que dosifican la luz directa o los estores enrollables. Son soluciones prácticas que puedes encargar en sitios como Domondo y no precisas contratar a un profesional para instalarlos.

Debes evitar que el sol incida directamente en la pantalla del ordenador o en tus ojos. Y si tienes que trabajar con luz artificial, evita que sea muy brillante. Coloca una fuente de luz que venga desde arriba, otra desde atrás de ti y, si es necesario, añade una luz más puntual cerca de tu pantalla o área de lectura.

Una vez que tengas tu home office listo, recuerda que tener buenos hábitos posturales, y hacer pausas para descansar, hidratarse y estirarse, son también esenciales para tener una jornada de trabajo eficiente y saludable.

(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba