Economía

La Generalitat matiza que los clientes de la hostelería tendrán que estar en su casa a las 22 horas

Bares, restaurantes y comercios deberán tener cerrada la persiana cuando llegue el toque de queda

Los clientes de la hostelería deberán estar en su casa a las diez de la noche, hora en que empieza el toque de queda. Así se desprende de la precisión que realiza la Generalitat en el decreto de las nuevas medidas para la Comunidad Valenciana, entre ellas las que suavizan las restricciones a la hostelería, publicado en el DOGV.

Las palabras del presidente del Consell, Ximo Puig, en las que abría la mano con la ampliación de la hora de cierre de la restauración hasta las 22 horas, como pedía el sector, habían suscitado dudas entre los propios hosteleros, que interpretaban que eso significaba que podían estar abiertos hasta esa hora y que volver a casa dentro del tiempo del toque queda ya era una cuestión del cliente.

Nada más lejos de la realidad. El decreto de nuevas medidas deja bien claro que los establecimientos de hostelería y restauración “deberán estar cerrados a las 22 horas”. Esto supone que a la hora en que se inicia el toque de queda tendrán que tener la persiana cerrada y que el cliente debe estar en su domicilio si quiere evitar una multa de la Policía.

La norma deja libertad a cada negocio para organizar el cierre, sin marcar el horario al que deben empezar a recoger las mesas y utensilios. Esta medida es para actividades que prestan servicio de comida y bebida para su consumo en interior o exterior de los locales. El aforo interior, que el sector pedía que se aumentara, se mantiene en un 30% con medidas de ventilación y climatización.


También afecta al comercio

El Consell también ha precisado que los centros comerciales deberán estar cerrados a las 22 horas. La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución no ha dado consigna alguna a sus asociados, pero “por analogía con otras comunidades autónomas en las que se han dado medidas similares y por la intención que están manifestando no se irán hasta el límite del toque de queda”, dijo el portavoz del colectivo, Joaquín Cerveró.

Aunque cada empresa es libre de marcar su horario dentro de lo permitido, las grandes superficies barajan cerrar entre las 21 y las 21.30 horas para que sus clientes no tengan problemas con la restricción horaria de vuelta a sus domicilios.

En cuanto a los empleados de hostelería y comercio, tendrá a su disposición “salvoconductos” para volver a casa tras terminar de trabajar para evitar las sanciones de las fuerzas de seguridad cuando se les haga más tarde de las 22 horas.

(Votos: 1 Promedio: 1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba