Salud

La importancia de la purificación del agua que consumimos

Los expertos recomiendan beber entre seis y ocho vasos de agua al día. La calidad de la misma es fundamental

Beber agua es fundamental para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Se recomienda consumir entre seis y ocho vasos al día para cubrir la demanda de agua de nuestro cuerpo. El agua regula la temperatura corporal, posibilita el transporte de nutrientes, elimina los desechos a través de la orina y la transpiración.

Además, el 70 % del cuerpo humano está compuesto de agua, por lo que es necesario mantenernos bien hidratados. No obstante, no toda el agua tiene la calidad óptima para el consumo humano, por lo que es indispensable el proceso de purificación. A través de este trabajo, se eliminan las bacterias y demás contaminantes, con el propósito de obtener un líquido de calidad y, sobre todo, seguro para su consumo.



El agua que se encuentra en ríos, lagos, pozos o incluso el agua de lluvia, suele contener impurezas y contaminantes, ya sean metales, pesticidas, desechos, etc., los cuales pueden llegar a ser igual o hasta más dañinos que las propias bacterias. La purificación del agua contribuye a evitar enfermedades y problemas de salud en el organismo.

El proceso de purificación se da de distintas formas. Las grandes ciudades tienen, por lo general, plantas de tratamiento del agua. Aunque los métodos son distintos, se siguen estándares internacionales para que el agua que discurre por el planeta se convierta en agua potable.

La mayoría del agua se purifica luego de haber sido bombeada desde su fuente natural o dirigida por medio de tuberías a tanques de retención. También es bastante común realizar este proceso a través de la instalación de purificadores de agua en el hogar, el cual cumple la función de eliminar todo lo perjudicial para el cuerpo.



El purificador de agua permite reducir la cal y el cloro, además de otras impurezas. Por lo general, estos aparatos son fáciles de instalar y suelen tener un buen rendimiento. Hay dos tipos: los purificadores de jarra y los de caño. Los primeros son fáciles de trasladar, por lo que se pueden llevar de viaje. En tanto, los segundos ahorran espacio y permiten obtener agua purificada al instante.

Este proceso es realmente esencial, pues el consumo de agua está relacionado con el bienestar de las personas. Tomar agua libre de contaminantes ayuda al buen desempeño de órganos como el corazón. Además, ayuda a que el sistema digestivo absorba de forma correcta los nutrientes y previene el estreñimiento. Por otra parte, ayuda a eliminar las grasas del cuerpo, mantiene la piel hidratada, entre otros beneficios.

El agua saludable también tiene otros usos, además del consumo humano. Puede emplearse para lavar verduras, preparar bebidas o alimentar a las mascotas. Tener un bebedero de agua fresca al alcance es una gran alternativa y, por si fuera poco, ayuda a reducir el consumo de bebidas edulcorantes, las cuales son perjudiciales para el organismo.




(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba