Al Reselico

La vida moderna y el pulmón verde. What a time to be alive

Cuando llego a casa por la noche entre semana, después de trabajar, si no tengo entrenamiento o alguna reunión, me gusta ponerme a través del móvil y del chromecast “La vida moderna.” Así, mientras me hago la cena, limpio y arreglo el piso o plancho y preparo la ropa para el día siguiente, me río escuchando la radio.
Porque “La vida moderna” es un programa de radio. Aunque no lo parece. Más bien es un programa de humor loco, lleno de sátira e ironía, que se emite de lunes a jueves en la Cadena Ser, a las 4 de la madrugada, pero que está disponible en Youtube desde las 20 horas. En él, los cómicos David Broncano, Quequé e Ignatius Farray han creado un fenómeno que, a través de la coMMedia, arrastra cada día a miles de jóvenes millennials que disfrutan del programa cuando quieren, gracias a los nuevos tiempos y al consumo digital.

A mí me divierte. Me hace desconectar. Lo pongo, me divierto un rato, a veces directamente me descojono y también me hace plantearme cosas. Porque es un programa mucho más inteligente de lo que parece. Una metáfora perfecta sobre los límites del humor y sobre la sociedad tan estúpida, divertida, excéntrica y chiflada que nos ha tocado vivir.

Hablando sobre los límites del humor y sobre cosas estúpidas, divertidas, excéntricas y chifladas, no puedo evitar acordarme de nuestro pulmón verde. Llámenlo pulmón verde, bosque encantado villenero, reserva tropical “Las Virtudes”, Central Pork (mi preferido) o parque de toda la vida. Supongo que estarán al tanto del asunto. Uno de los proyectos aprobados por la ciudadanía en los presupuestos participativos del año pasado, tras las votaciones y los criterios de valoración, fue la creación en Villena de un espacio denominado “pulmón verde”, para lo que se asignó una partida presupuestaria inicial de 50.000 euros.

Esa idea, la que la ciudadanía votó, es la propuesta de inversión nº 13 de los presupuestos participativos y se puede consultar en la web del Ayuntamiento. En ella se hablaba literalmente de “Crear masa forestal de especies autóctonas, plantar un bosque para crear un pulmón verde, una arboleda con el fin de conseguir un lugar donde disfrutar de la naturaleza, un lugar verde que inspire y dar valor al menguado patrimonio natural que tenemos. Su ubicación dependerá de la viabilidad de los terrenos municipales”.

Y, adivinen. Oh sorpresa. Oh asombro. Oh pasmo y desconcierto. Ahí está el problema. En esa última frase. En la ubicación. Porque uno pensaría que lo lógico es que ese espacio, ese pulmón verde, esté situado en un lugar donde la ciudadanía lo pueda utilizar y disfrutar. Uno pensaría que, ya que nos gastamos 50.000 euros del presupuesto municipal, lo suyo, lo normal, sería construir este lugar verde donde se pueda aprovechar. Donde sirva, como decía Antonio Vega, de sitio de recreo.

Así entendí yo esa propuesta cuando se explicó en los presupuestos participativos, y en un principio parecía que esa era la idea. Iba a emplazarse en la zona del Grec. Cerca del nuevo parque canino, por el recinto ferial, e incluiría además un sistema de recogida de aguas pluviales para mejorar el desagüe del barrio de la Constancia. No lo digo yo. Lo dijo el equipo de gobierno local en comparecencia pública. Ahí está la hemeroteca por si quieren comprobarlo.

Pero claro, Oh sorpresa. Oh asombro. Oh pasmo y desconcierto. Donde dije digo, digo Diego. Al final parece que no. Que no podrá ser en la zona del Grec porque (bendita hemeroteca) “ni el PGOU lo permite ni el ayuntamiento cuenta con terrenos para ello”. Que uno se pregunta, ¿y por qué no consultaron el Plan General antes de decir que lo ubicarían entre el parque canino y el Instituto Hermanos Amorós? En fin. El caso es que ahora se ha decidido que estará ubicado en el polígono El Rubial, en una parcela ubicada al lado de Cárnicas Grau. Les invito a que busquen el sitio en Google Maps. Verán que se trata de un lugar muy cercano al núcleo urbano y muy accesible para la ciudadanía. Ejem.

Además, según palabras de la primera autoridad municipal, “nunca se definió un lugar concreto para el proyecto y su objetivo principal no era crear un parque, sino aumentar la masa forestal de la ciudad”. Lo que podría traducirse, en lenguaje coloquial, en que se hará una zona con árboles, sí, pero que su uso primordial no es tanto que vecinos y vecinas lo utilicen, que nuestra juventud lo aproveche para jugar o que se pueda pasear por él y disfrutar de la naturaleza. Su objetivo trascendental es “aumentar la masa forestal de la ciudad”. Es decir, Villena se gastará 50.000 euros en un lugar verde que apenas vamos a utilizar, aprovechar y disfrutar pero no pasa nada, porque con más masa forestal se ve que respiraremos un oxígeno más puro, nos sentiremos mejor con el mundo mundial, seremos más amigos de la infancia, más ecológicos y molones, tendremos los chacras más abiertos y estaremos más en contacto con la Pachamama.

Pensar que yo, como ciudadano que voté en los presupuestos participativos, estaba apoyando la creación de una masa arbórea en el polígono del Rubial, es faltarme al respeto. Intentar venderme que es una buena inversión es ya de un descaro y un cinismo que raya lo cómico. Lo del pulmón verde es una noticia que perfectamente podrían comentar en “La vida moderna”. Vaya disparate. What a time to be alive.

[Total:7    Promedio:4.4/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba