Economía

¿Qué son los préstamos gratis y cuándo optar por ellos?

Los préstamos con una TAE del 0% son reales, pero no se trata de una opción ideal para cualquier tipo de cliente

En un ambiente económico como el que atraviesa España actualmente, muchas personas están buscando opciones de financiamiento que les permitan cumplir ciertas metas sin incrementar demasiado riesgo de incurrir en altos niveles de deuda. Puede que luzca complejo, pero no es imposible.

Es por eso que los préstamos sin intereses, también conocidos por muchos como “préstamos gratis” pueden parecer una opción atractiva. Pero, ¿qué son realmente estos préstamos, cuáles son sus ventajas y para quienes están destinados realmente? A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber:

¿Realmente son gratis?

Cuando hablamos sobre préstamos gratis, la primera duda que surge es si realmente se trata de un financiamiento sin costos adicionales. Como lo explica BBVA, este tipo de productos es real y completamente confiable, estando disponibles tanto para el consumo, como para la compra de vehículos, hogares, entre otros.

Pero esto no significa que sean completamente gratuitos ya que, aunque no se cobren comisiones o intereses por el pago de cuotas, aún pueden contar con gastos asociados como la apertura de la línea de crédito, el estudio del cliente, multas cuantiosas por demoras en el pago de las cuotas, e incluso la cancelación del financiamiento.

Usualmente, cuando hablamos sobre préstamos o créditos gratuitos, nos referimos a financiamiento que tiene una tasa anual equivalente (TAE) del 0%, que no es más que el pago adicional que debemos realizar a la entidad (con cada cuota) por la prestación del servicio de ayuda económica.

¿Para quienes están destinados?

Ahora, si la mayoría de los préstamos usualmente están sujetos a intereses e impuestos adicionales, ¿por qué no todos elegimos los préstamos gratuitos por encima de los tradicionales? La respuesta sencilla es que este tipo de financiamiento no está destinado a cualquier persona.

En la mayoría de los casos, estamos hablando de un “primer préstamo gratis”, es decir, de entidades financieras que otorgan este tipo de productos a aquellos clientes que no cuentan con un historial crediticio. Se trata de una estrategia empresarial para atraer más clientes e incrementar su cuota de mercado.

Una vez concluido el pago de las cuotas, la entidad no volverá a proveer financiamiento gratuito.

En algunas ocasiones, las entidades de mayor tamaño (que tienen más respaldo financiero) también ofrecen este tipo de productos a clientes menores de edad y a personas mayores, como una estrategia que no solo es capaz de retener a clientes de poca actividad, sino también de incentivarlos a solicitar más productos.

¿Cuándo elegir un préstamo sin intereses?

Entendiendo que este tipo de productos financieros no está desarrollado para cualquier persona, y que en algunas ocasiones las condiciones pueden ser menos favorables, es importante entender también que no debemos solicitarlos a la ligera, sino únicamente en caso de que no existan consecuencias negativas.

También debemos recordar que los mismos brindan importes limitados, por lo que no deben estudiarse como una opción para financiar aventuras empresariales o gastos de gran tamaño.

Si somos jóvenes, adultos mayores o clientes nuevos, aceptar una oferta de financiamiento sin intereses puede ser una idea atractiva. Por el contrario, si la oportunidad proviene de una entidad poco conocida, o aparece en un momento en el que no parece lógico que se brinden este tipo de productos, lo mejor podría ser no aceptarlo.

Los mismos principios que rigen la solicitud de cualquier tipo de préstamos también aplica al financiamiento sin intereses: no solicitarlo a entidades desconocidas, estudiar y comparar entre opciones, leer con detenimiento la “letra pequeña”, y no aceptarlo si nuestro estado financiero no nos permite pagar las cuotas de forma puntual.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba