Arte

Antonyo Marest, ahora en blanco y negro

El artista firma una sorprendente obra en Elda huyendo de su habitual explosión de colores

De la explosión de color de su mural en Villena –y el resto de su obra– al sobrio blanco y negro con el que ha realizado su último trabajo. Así ha sorprendido al mundo Antonyo Marest tras concluir su obra en la fachada de una vivienda particular de Elda.

Fue una condición de los clientes, una pareja amiga de Marest, que exigieron que la obra fuera en blanco y negro, algo que hizo dudar al artista, que se caracteriza por su uso del color. De hecho, ha apuntado Marest en prensa, de entrada se negó. Varias veces. Aunque finalmente aceptó el reto, que ha triunfado al instante.

El éxito ha sido tal que hasta una marca de ropa estadounidense le ha pedido ya diseñar una colección de trajes de nieve solo en blanco y negro.

Como ha señalado el propio artista, el impacto ha superado sus expectativas pese a que de entrada no era nada optimista. “Me decían que me abriría un montón de posibilidades, pero yo les contestaba que la gente iba a querer siempre color en mis obras”, ha declarado a Alicante Plaza.

Y aunque reducir la gama cromática a dos únicas tonalidades pueda parecer sencillo, para un artista como Marest ha resultado ser todo un desafío: “Combinar todo mi trabajo en solo dos colores ha sido difícil. Todo lo mío es superpositivo y esto es muy serio, muy recto”, distingue.

Pero como la sobriedad no está reñida con la fantasía y, mucho menos con Antonyo Marest de por medio, ahí queda eso. Una obra de unos 300 metros cuadrados situada junto a la plaza de toros de Elda, que de este modo ya cuenta con dos murales del cada día más cotizado artista, que por lo visto acaba de abrir una nueva veta para su obra. De hecho, ya ha sentenciado que “no será la última obra que pinte en blanco y negro”.

[Total:3    Promedio:4.7/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba