El Ordenanza

El mecanismo de un botijo

El Ordenanza. Capítulo 97

Escena 1

  • Mmmmm. ¡Me encanta el delicioso aroma del café recién hecho por la mañana!
  • ¡Oh! ¡Buenos días, Sirenita! ¿Como ha dormido, señorita Blanc?
  • Señor alcalde: le diría que me cae mal por llamarme por mi nombre de pila, pero se ha tomado la molestia de prepararme un desayuno continental y sería muy desconsiderado por mi parte. Buenos días, corazón. Muchas gracias por este estupendo desayuno…eres un amor...
  • Esos ojazos no merecen menos esfuerzo en ser alimentados, por eso he preparado tostadas con tomate, queso fresco y café.
  • ¡Vaya, vaya! ¿Ahora intentas seducirme por el estómago?
  • ¿Funciona?
  • ¡Que picarón! ¡No te lo voy a decir!
  • ¡Jajajaja! ¡Te has sonrojado!
  • ¿Sabes? Me has hecho reír y me ha venido genial. He tenido un sueño muy inquietante.
  • Si quieres contarme… prometo ser una tumba…
  • He soñado que la Casa Consistorial tenía unas pintadas satánicas por toda la fachada y que me pedías opinión. Unos segundos después, aparecía Louis Cyphre y me lo presentabas…
  • ¡Hostias! ¿A Robert De Niro?
  • Si… bueno, su personaje en “El corazón del ángel”...
  • ¡Increíble! ¡Esto es una locura!
  • ¿Por qué? ¿Qué sucede?
  • Que he soñado exactamente lo mismo…
  • ... e incluso, aparecían ese par de zoquetes que me mandaron la pen-drive con las amenazas.
  • ¡Caramba! ¡Si me pinchan, no sangro!
  • Para más inri, cuando me he despertado sobresaltado, eran las 6:16 de la madrugada.

Escena 2

  • Buenos días, Avelino.
  • Buenos días, señor alcalde.
  • Hoy me va a tener que disculpar, Avelino. Saldré una hora antes.
  • ¿Va todo bien, señor?
  • Si, no se preocupe Avelino. Voy a acompañar a la señorita Sira a ver un piso.
  • ¡Que sorpresa!
  • Estoy intentando que regrese a su tierra… con ella, siempre he tenido un lazo especial.
  • Me alegro mucho por usted, señor alcalde. La señorita Sira, es una chica muy hábil y seguro que lo encuentra pronto. Si algún día quieren venir a la Toscana, están más que invitados, ya lo sabe… incluso, si me lo permite, podemos intentar hacer una gachamiga de harina de arroz. Seguro que nos sale de guinda...
  • No lo dudo. Gracias, Avelino. Es muy amable. Usted y Aurora, son una segunda familia para mí.
  • Usted nos ha ayudado mucho con lo de mi nieto, es lo menos que puedo hacer.
  • Su nieto es un niño tan sano como otro, Avelino, aunque el precio de su pan diario sea el triple que el de cualquier otro. ¿Lo llevan bien?
  • Mi hijo y mi nuera lo tienen todo bastante controlado: con la información que se maneja a día de hoy y su ayuda, no hay problema. Hablando de ayuda, el otro día estuve de visita en casa de don Pablo. Duda entre cerrar el museo o buscar un sitio más amplio para exponer su nutrida e impresionante colección de botijos.
  • ¿Ha solicitado ayuda a la concejalía correspondiente?
  • En su día, incluso le amenazaron con denunciarlo por competencia desleal.
  • ¿Competencia desleal?
  • Sí. Al concejal de turno le pareció mal que abriese su museo a quien quisiera, cobrando sólo una reseña en su libro de visitas.
  • ¡Vaya!
  • Así que tenemos el riesgo de perder uno de los museos más antiguos de nuestra ciudad, mientras tenemos las instalaciones de la Electro-harinera vacías, esperando precisamente, convertirse en un museo etnográfico.
  • Lo que no pase aquí…
  • Quizá usted pueda poner remedio, señor alcalde.
  • Yo, cada vez, puedo menos y flipo más, Avelino. ¿Recuerda los años en que, para celebrar el Día de la Música, se ponían todos los medios para que los músicos de aquí saliesen a tocar frente a su público? Este año tampoco se va a hacer… por lo del Covid-19… pero mi equipo de gobierno va a traer a Camela y a Sidecars, que sólo el nombre da para un buen dolor de tripas… y yo tengo que asentir y sonreír como un gilipollas, Avelino. Luego pedimos que la gente consuma en los comercios locales y que no se vaya a Carrefour y todos contentos.
  • Ya sabe, señor alcalde: gobernar un pueblo es como el mecanismo de un botijo, complicadísimo.

Escena 3

MECANISMO DE UN BOTIJO

Nomenclatura:

V: volumen del agua.

T: tiempo.

Cp: capacidad calorífica del agua.

T: temperatura del agua.

Tg: temperatura del aire.

Ts: temperatura de la superficie del agua.

a: área de la superficie externa del agua.

4”pi”r2: área de la superficie total del botijo.

s: área del agua en contacto con el aire.

Lw: calor de vaporización del agua.

hc: coeficiente de convección.

f x e x delta: coeficiente de radiación de calor.

U: coeficiente de transmisión de calor al agua

Kt: coeficiente de transferencia de masa para el agua.

Hs: humedad de saturación

H: humedad del aire.

Ecuación 1

Expresa la evaporación del agua en función del coeficiente de transferencia de masa del agua (Kt), total superficie del agua (a) y diferencia de saturación de humedad (Hs) y humedad actual del aire (H).

Dv/dt: Kt x a x (HS-H)

Ecuación 2

Expresa variación térmica del agua que corresponde al balance entre el calor transferido del aire al agua, perdida de calor del líquido en la interfase liquido-vapor (U) y la evaporación del líquido.

VxCpc (Dt/dt): hc x a (Tg – Ts) x f x e x delta x (4”pi”r2 – s x ((273 + Tg)4 – (273+Ts)4) x (4 “pi”r2-s)- U x a x (T-Ts) – Lw x (Dv/dt)

Escena 4

  • ¿Te apetece que te lleve a un lugar impresionante, Sira?
  • ¡Claro! ¿Puedo saber dónde?
  • Un antiguo museo a punto de extinguirse.
  • ¡Me encanta!
  • Por cierto, creo que tu informe ha trascendido: la Generalitat ha blindado los Alhorines frente a la amenaza de la fiebre de las fotovoltaicas.

[Total:6    Promedio:4.8/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba