PP

El PP denuncia “arbitrariedad” en el pago de la productividad del ayuntamiento

Los populares señalan, además, que no se ha tenido en cuenta a los trabajadores que han estado “en primera línea”

Con la nómina del mes de diciembre de 2020, el Equipo de Gobierno procedió a abonar al personal funcionario y laboral del Ayuntamiento de Villena el complemento de productividad por un importe total de 48.359,34€.

Sin embargo, el reparto de esta productividad, potestad del alcalde, se ha realizado de una forma absolutamente arbitraria, sin cumplir con lo establecido en el “Reglamento para la aplicación del complemento de productividad del personal al servicio del Ayuntamiento de Villena” y además no ha tenido en cuenta a los trabajadores que han estado en primera línea de pandemia, lo que ha generado, de nuevo, un descontento en la plantilla municipal.

El reparto no se ha realizado en base a los parámetros objetivos del Reglamento de Productividad, y por lo tanto lo ha incumplido, algo de lo que advierte el informe jurídico que acompaña el expediente al indicar que “que ni en el listado, ni en el informe técnico, ni en la propuesta de resolución, ni en otro documento incorporado al expediente, figura concretado el desglose de los niveles (0-1-2-3) ni el porcentaje correspondiente a cada nivel que se ha aplicado para calcular la cuantía asignada a cada persona, ni tan siquiera a cada departamento, y el motivo por el que se ha determinado tanto el nivel como el porcentaje concreto a cada uno. Debería incorporarse esa información al expediente para poder entender suficientemente motivado el acto”.

El Reglamento establece, en su artículo nº3, que las cuantías del complemento de productividad se asignarán de acuerdo con los parámetros, porcentajes y cantidades que figuran en los cuadros de los 3 programas que se contemplan: programa objetivos, programa servicios especiales y programa alcaldía. Este último programa “retribuirá a trabajadores/as de la plantilla que durante el periodo evaluativo desarrollen actividades extraordinarias, de gran complejidad, compromiso, impacto, relevancia, ahorro o dificultad intelectual. O que den soporte a actividades que sean de gran relevancia para el funcionamiento de la ciudad”.

En cuanto al procedimiento, regulado en el artículo nº4, se indica que cada jefatura o dirección de departamento realizará un informe previo en los que se establecen cuáles serán los objetivos para los trabajadores. Pasada la temporalidad correspondiente, la jefatura o dirección de cada departamento, realizará un informe de valoración final con las puntuaciones, apreciaciones y justificaciones correspondientes. Sin embargo, este procedimiento no se ha realizado, dejando al arbitrio del concejal de Personal y su departamento, así como al resto de políticos del Equipo de Gobierno la decisión sobre el desempeño y cuantía.

En resumen, la productividad se ha repartido por parte del Equipo de Gobierno sin seguir los parámetros objetivos que establece el Reglamento de Productividad, sin seguir su procedimiento y sin premiar a los trabajadores que han estado en primera línea de lucha contra pandemia, al contrario de lo que han hecho algunas empresas privadas y la inmensa mayoría de administraciones de nuestro País.

No solo ello, sino que en este reparto, realizado por el PSOE, quienes más han cobrado han sido trabajadores que no atienden al público ya que son de departamentos de funcionamiento interno del Ayuntamiento, por lo que sus funciones y carga de trabajo no han variado con la Pandemia tanto como otros departamentos en los que sí ha ocurrido esto, como servicios sociales, limpieza, policía, etc.


Subjetividad, arbitrariedad y desmotivación

El portavoz del Partido Popular, Miguel Ángel Salguero ha recordado que el último reglamento de Productividad, aprobado en 2018, tenía como objetivo “determinar un sistema de retribución de la productividad, basado en el especial rendimiento y la objetividad de evaluación, con el doble objetivo de mejorar los servicios municipales fomentando la eficacia, la eficiencia y la implicación de los servidores públicos, e intentando disminuir o eliminar la subjetividad en el régimen retributivo municipal“.

Con actuaciones como las del PSOE, que ostenta esta concejalía, concluye Salguero, “se produce precisamente todo lo contrario: subjetividad y arbitrariedad que derivan en la desmotivación del personal municipal, y por lo tanto, en un descenso de la eficiencia, eficacia y la implicación”.

[Total:11    Promedio:4.5/5]
Etiquetas

Un comentario

  1. Si como describe el Sr. Salguero en la noticia, cosa que no tengo el porque dudar, el reparto de esa Productividad se ha realizado contraviniendo la normativa vigente y de una forma arbitraria y contraria a derecho, bajo mi punto de vista ÚNCAMENTE cabrían dos soluciones:

    La PRIMERA sería la apertura de un expediente al funcionario del departamento de Personal que ha realizado el informe y, si se demostrara que ha habido mala fe y/o conculcación de la norma aplicable al caso, pues la aplicación del régimen disciplinario que corresponda, pero claro si, como parece ser este funcionario está en la ejecutiva del partido gobernante “con la iglesia hemos topao”.

    La SEGUNDA sería la dimisión o el cese inmediato del Concejal de Personal, ya que si por acción u omisión ha consentido que dicha retribución no se haya realizado ajustándose al reglamento de productividad citado por el Sr. Salguero, es mas que cuestionable su imparcialidad hacia los trabajadores del Ayuntamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba