El Ordenanza

Fuerzas telúricas

El Ordenanza. Capítulo 38


Escena 1

-Uno de los puntos donde se concentran más cruces de Hartmann en nuestra península, se encuentra al norte de la provincia de Alicante. Y usted se preguntará: ¿qué son los cruces de Hartmann? Son aquellos lugares donde las líneas de energía terrestre se cruzan, formando núcleos de fuerzas telúricas. Y hasta allí, hasta la el norte de Alicante, se ha desplazado nuestro compañera Lorena Guasch, para España Directo. Buenas tardes, Lorena.

-Buenas tardes, Marta. Pues así es: tal es la cantidad de fuerza la que atesora el suelo de la capital de esta comarca alicantina, que se aglutinan multitud de practicantes de... digamos... terapias alternativas no convencionales, tales como la adivinación, cartomancia, quiromancia, homeopatía, interpretación onírica y ensalmación. Nos hemos sumergido en las profundidades de estas prácticas y se las vamos a mostrar. La primera de nuestras escalas es en casa de Fernando, conocido por todos como el Pezuñas. Cuentan que, desde niño, tenía la habilidad de encontrar agua con las uñas de los pies. Sí, sí, como se lo cuento, con las uñas de los pies. Heredó de su padre el oficio de pocero y, desde los 7 años, se ha dedicado a él. Ahora tiene 89 y todavía ayuda a su hijo, que ha continuado la tradición familiar pero, como él nos comentaba antes, “no tiene la gracia que tiene su padre para encontrar agua”. Fernando, buenas tardes. ¿Encontraba agua con las uñas de los pies?

-Buenas tardes, bonica. Sí, desde bien chiquitico que tengo esa facultad, mire usted.

-Y, ¿cómo lo hacía o lo hace?

-Ya muchos años que no, aunque alguna vez, paseando por el campo, le digo a mi chiquillo: “Fernando, aquí bajo hay agua, que se me suben las uñas de los pies p'arriba” y él comprueba con el aparato ese y la hay.

-¿Se le suben las uñas de los pies?

-Sí, señora.

-Y, ¿cómo descubrió este don?

-Pues mire usted, cuando yo nací, na más que había que miseria y, pa postres, llegó la Guerra y lo hizo to polvo. Entonces me tuve que irme con padre a trabajar porque afusilaron a un hermano suyo y no podía ir él solo. ¡Y había que alimentar a madre y a mis seis hermanos! Total, que una vez, iba descalzo y noté como si se me despegaran las uñas de los pies. Se lo dije a padre, que me miró y me dijo: Fernando, o las uñas te huyen del agua de lo sucias que las llevas o tú tienes gracia. Se puso a cavar y al momentico salió un chorro.

-Curioso. Pues muchas gracias, Fernando.

Escena 2

-Buenas tarde de nuevo: Amalia Navarrés, una sanadora que utiliza una técnica muy singular, que ella mismo ha denominado Ojeterapia.

-Realmente, Lorena, el nombre se le ocurrió a mi sobrino, que está haciendo un F.P. y tiene mucha guasa, pero no es mal nene y, como el nombre es pegadizo…

-Interesante. Cuéntenos, Amalia, en qué consiste esta práctica:

-Claro, Lorena: consiste primero en rezar dos avemarías y un padrenuestro para pasar a la introducción de un dedo, previamente humedecido en santo óleo y agua bendita, en el agujero del ano del paciente e infundirle energía a través de los intestinos al resto del cuerpo, directamente de mi dedo a la parte afectada, bien sea un órgano, un hueso roto o un trastorno de conducta. Se mantiene dentro el tiempo que necesite cada dolencia.

-¡Curioso método!

-No te rías, que he curao el cáncer, las anginas, problemas de tiroides, tartamudez, mariconismo y el coronavirus ese. ¡Díselo, Engracia! La Engracia viene todos los jueves, pero es que lo suyo es más complicao: es por su hijo, que está en la droga y no quiere venir, entonces, hace menos efecto.

-No, no, si no me río. Me parece muy curioso.

-Si quieres te hago un chequeo, Lorena.

-¡Uy! Creo que no lo necesito…

-Te hago un chequeo en un momentico, venga, que es gratis. ¡No se hable más!

-Esto... es que tengo que seguir con el programa. ¡Pero déjeme, señora! ¡Por favor! ¡Que nos está viendo media España, Antonia!

-Amalia, me llamo Amalia.

-Perdone, Amelia…

-¡Amalia!

-Amalia...

Escena 3

-Hablamos con el teniente de alcalde de la ciudad, don Juan José Alcañiz. Estamos realmente sorprendidos de que, en estas tierras, se den tantos curanderos y practicantes de estas medicinas alternativas. ¿Cómo se explica este fenómeno?

-Buenas tardes, Lorena. Pues desde siempre, esta ciudad ha tenido muchas personas dedicadas a la sanación. Nosotros, desde el ayuntamiento, sabemos el riesgo que implican este tipo de prácticas pero, con el auge de las terapias alternativas, como la homeopatía…

-Hemos estado hablando con Amalia y su singular terapia y…

-Ya... la Ojeterapia... mire Lorena... hay cosas de las que los políticos no podemos hacernos responsables y... esta es una de ellas.

-... entiendo... el caso es que, la ciudad acoge a un gran número de practicantes de estas disciplinas ¿no?

-Sí. Verás: no creo que el Ayuntamiento deba entrar en ciertas valoraciones pero, lo que sí es cierto es que preferimos apoyar otro tipo de alternativas y, aunque desaconsejamos estas terapias, es muy difícil su control.

-Pues muchas gracias, Juan José. Y muchas gracias a todos ustedes, señores televidentes. Devolvemos la conexión...

Escena 4

-¡Te faltó saludar, Juan José!

-¡Menudo apuro!

-Hombre, podía haber sido peor, podrías haber terminado en manos de Amalia…!

-¡Ostras! ¡Teníamos que haber mandado a Andrés!

-¡A mí dejadme el culo tranquilo!

-Pero si es por tu bien, Andrés. Tu dolor lumbar…

-Alcalde, no me toques los huevos, que yo no soy como tú…

-¡Huy! ¡Qué comentario más homófobo, Andrés!

-¡Hala! ¡Ya ha saltado la defensora de la Hermandad de María del Manto Morao.

-¡Qué brutico eres, López!

-¡Mira, habló el fino!

-Avelino, ¿vio ayer por la tarde a Juanjo en España Directo?

-Sí lo vi, sí. Da usted muy bien en plano, Juan José. Y ahora, si me lo permiten, voy cerrando el portón, que me espera Aurora para comer.




[Total:3    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba