Deportes

Locos por el deporte

Durante y tras el confinamiento, se han duplicado las consultas a traumatólogos y fisioterapeutas por lesiones causadas por la práctica deportiva

En España en general y en el área de Villena en particular, se han duplicado las consultas a traumatólogos y fisioterapeutas por lesiones causadas por la práctica deportiva durante y después del confinamiento, y es que el ejercicio físico practicado de manera regular, aunque es recomendable, no está exento de un libro de instrucciones.

La necesidad de salir y moverse, la búsqueda de la salud, la pérdida de peso, la sensación de libertad o mantenerse en forma son algunos de los motivos por los que muchas personas han venido haciendo ejercicio bien en su casa, bien en espacios abiertos.

Y es que en términos generales los ejercicios de tonificación muscular tienen un efecto directo en el incremento del tono muscular y de la fuerza en general, y una contribución en el aumento del metabolismo basal, igual que caminar, correr o ir en bicicleta tiene un efecto cardiosaludable. Ahora bien, para cualquier ejercicio o actividad física que se nos ocurra, el músculo va a necesitar estar preparado, bien sea el corazón como músculo cardiaco, bien sea cualquier músculo que genera movimiento.

En cuanto al miocardio es relevantemente importante ya que estamos hablando de que cualquier cardiopatía puede amargarnos la fiesta y darnos un susto, sobre todo cuando pasamos de unas determinadas pulsaciones, intensidad o esfuerzo percibido. En este sentido los profesionales del ejercicio físico y especialistas en medicina deportiva recomendamos no correr riesgos y nos asegurarnos de que nuestro corazón está sano para llevar a cabo la actividad que nos proponemos.

En cuanto a la musculatura de nuestro cuerpo, la gran pregunta es si hay unas pautas generales para toda la población o cada persona tiene unas necesidades. La respuesta es que ambas afirmaciones son verdades absolutas, por ello es complicado, pero podemos citar varias situaciones que incrementan los factores de riesgo yendo más allá de una lógica progresión de las cargas:

  • Si suelo trabajar o estudiar sentado durante muchas horas seguidas al día, y más aún si mi postura no es adecuada.
  • Si tengo hipercifosis dorsal (chepa), hombros o cabeza adelantados, hiperlordosis lumbar (exceso de curva lumbar) o escoliosis, entre otros casos en lo que a la columna vertebral se refiere.
  • Si tengo alguna lesión previa que repercuta en una adecuada mecánica al movernos o incluso en estático.
  • Si tengo alguna dismetría entre ambas piernas (una cadera más alta que otra), desalineación cadera-rodilla-pie (genu varo o valgo) o algún problema en los pies (pie cavo, plano) entre otros.
  • Si no tengo en cuenta que los implementos: pesas, bicicleta, zapatillas, etc., han de ser adaptados y calibrados acorde a mis necesidades.
  • Si tengo músculos con mucho tono muscular mientras otros están con bajo tono muscular, generando descompensaciones músculo esqueléticas entre la parte de arriba y abajo, la parte izquierda y derecha, y la parte de delante y detrás de nuestro cuerpo.




Sea como sea, al hablar de salud con un ejercicio físico de carácter preventivo, tanto es clave mantener un tono muscular óptimo a través de ejercicios de tonificación o fortalecimiento muscular realizados correctamente cada tres o cuatro días en función de nuestras necesidades, como también de manera concienzuda llevar a cabo ejercicios que favorezcan nuestra movilidad (por ejemplo estiramientos) al menos una vez a la semana para prevenir acortamientos, contracturaciones o excesos de tono muscular.

¿Cómo estirar si buscamos ese tono óptimo? Primero conocer bien la totalidad de ejercicios y musculatura que hemos de estirar, sin dejarnos ningún músculo importante, independientemente de los múltiples métodos, técnicas, actividades que sigamos. Una vez conocidos, calentar previa y progresivamente la musculatura. Al iniciar los estiramientos, es importante mantener la concentración en la respiración y las sensaciones, empezando el estiramiento sin excesiva tensión para progresivamente elongar entre 15 y 30 segundos, según la literatura científica.

Para concluir, para que esté en forma y no padezca lesiones o molestias, nuestro cuerpo necesitará: 1) Ejercitación cardiovascular (caminar, correr, bicicleta, nadar, bailar). 2) Ejercitación muscular (ejercicios de fuerza). 3)  Rutinas de movilidad-flexibilidad-descontracturación muscular.

Por: Julián Calero Belda. Profesor de Educación Física




[Total:3    Promedio:3.7/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba