El Ordenanza

Mesa redonda

El Ordenanza. Capítulo 61

Escena 1

  • Cariño, este domingo tengo comida familiar.
  • ¡Oh! ¡Qué bien, cielo! ¿Celebráis algo?
  • ¿Celebráis? Esperaba que vinieras...
  • ¿Ir yo?
  • Bueno, me parece una buena ocasión para presentarte a mi familia...
  • ¡Eeeerrrrrr!
  • Pero que si no te viene bien, no tienes por qué hacerlo...
  • ¡Elisa! No me hagas el truqui de meter presión por las bandas, que no funciona, ¿eh?
  • ¡Anda, tontorrón! ¡No sabes lo que me gustaría que vinieses!
  • Eres perversa...
  • Lo soy.
  • Espero que el sacrificio tenga recompensa...
  • Mira que te gusta hacerte el mártir...
  • ¿A que no voy?
  • No vengas si no quieres. Es tu elección.
  • Ya estamos otra vez con el pressing...
  • Venga... anímate, cariño.
  • Y, ¿qué gano yo a cambio?
  • Prometo rascarte la espalda, cuando tú me digas, durante... dos semanas.
  • Un mes.
  • ¡Oye! ¡Si te supone tanto esfuerzo, no vengas!
  • Veintiún días, como la Samantha esa de la tele.
  • Una semana.
  • … eres muy buena... dos semanas.
  • Dos semanas.
  • Pero me deberás rascar la espalda el tiempo que yo quiera.
  • ¡No abuses!
  • Vale, ya lo vamos viendo... si eso...
  • Vale.
  • ¿Hecho?
  • ¡Hecho!

Escena 2

  • Buenos días, señor alcalde.
  • Buenos días, Avelino.
  • ¡Buenos días nos dé Dios, alcaldesito!
  • Buenos días, Juan José. ¡Menuda energía salesiana llevas, pardal!
  • En cambio, tú llevas una cara de mustio...
  • Tengo una movida bastante gorda.
  • ¿Qué te ha pasao ahora, santo Job?
  • Elisa, que se ha empeñado en presentarme a su familia y eso...
  • ¡Hombre! ¿Sacamos el champan?
  • ¡Poca broma, Juanjo! ¡Estoy empezando a agobiarme!
  • No es para tanto, nene. Es sólo un paso más hacia la plenitud de vida en pareja.
  • Sí, claro...
  • ¡Jajajajajaja! ¡Te han cazao, alcaldesito! ¡Ahora sí que estás jodido!
  • Juanjo, haz el favor...
  • ¡Oye, no te enfades!
  • No me enfado, me acojono.
  • ¡No me seas cagabandurrias, hombre! ¡Vas, comes, eres simpático y pa casa!
  • Claro, tan fácil.
  • ¡Ánimo, hombre! Voy a ver si veo a Andrés, que tiene que firmar unos papeles de nosequé...
  • Muy bien. Hasta luego.
  • Hasta luego, señor Alcañiz.
  • Hasta luego, Avelino.
  • ¿Me permite un consejo, señor alcalde?
  • Por supuesto, Avelino.
  • ¡Hágase el muerto!

Escena 3

  • Buenas noches, cariño.
  • Buenas noches, amor.
  • ¿Te pillo acostada ya?
  • Iba a entrar en la cama ahora, que mañana tengo clase a primera hora.
  • Sólo llamaba para decirte...
  • Dime.
  • Hoy estabas radiante, Elisa.
  • ¡Oh! ¡Gracias! Esta comida ha sido muy importante para mí. Ya lo era antes de sentarnos a la mesa.
  • Espero haber estado a la altura...
  • Lo has bordado, mi amor.
  • ¿Te cuento un secreto?
  • Sí, por favor.
  • La verdura en tempura que he pedido, estaba más salada que la salmorra.
  • ¡Jajajajaja!
  • Y encima, como la botella de agua la tenía tu hermana y con el rollo de que la mesa era redonda y demasiado grande... ¡he pasado una sed!
  • ¡Jajajajaja! Eres como Mr. Bean pero en guapo, mi vida.
  • Ha sido muy gracioso, sí.
  • … bueno... el flan era dulce...
  • ¡Sólo faltaba que me hubiesen sacado un flan de bacalao!
  • Pues mis chuletas de cordero estaban buenísimas.
  • ¿Ves? Eso me pasa por ser vegano.
  • Dulce estaba muy contenta de vernos juntos.
  • Esa niña es bonita a rabiar.
  • ¡Sí! Dice que quiere que seas su tío para siempre.
  • ¡Desde luego que sí!
  • ¡Incluso Lorenzo ha hablado hoy!
  • Tu cuñado es buenísimo.
  • Normalmente come, gruñe y poco más.
  • Cuando le ha preguntado Dulce si podía probar su postre y él ha contestado “habértelo pedido”, casi lloro de la risa.
  • Es siempre igual con ella.
  • Mola que sea un troll. Me cae muy bien.
  • Y tu hermana es muy simpática y amable.
  • Hoy la hemos pillado bien. Estaba muy contenta por nosotros, amor.
  • Estaba contenta de verte feliz... y yo también.
  • A mis padres les has encantado.
  • ¡Y ellos a mí! Sólo espero que no se hable nunca de toros en nuestras celebraciones.
  • No te preocupes, prefieren hablar de política.
  • ¡Jodo!
  • Tampoco sacan mucho el tema. Solamente cuando sale Pablo Iglesias en la tele.
  • Imagino que para echarle piropos.
  • Sí, más o menos.
  • Siempre les puedo decir que soy krausista y que creo que la base de una sociedad sana es una educación saludable y avanzada... así me salgo por la tangente.
  • No vas a poder: saben que eres el alcalde.
  • ¡Cachis en los mengues! ¡Espero que, encima, no lean El Ordenanza!
  • ¡Jajajajajaja! Tranquilo, pensarán que eres tan bicho raro como yo.
  • Eso sí...
  • Gracias por ser tan encantador, cariño.
  • Gracias por ser mi alegría, Elisa.
  • Te quiero.
  • Te quiero.



[Total:2    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba