Abandonad toda esperanza

Netflix: más ruido que furia

Abandonad toda esperanza, salmo 692º


Venga, va, que les prometí hace unas semanas que comentaría algunas de las películas disponibles en Netflix. Y dado que, salvo contadas excepciones, cuando uno acude a esta plataforma lo que va buscando es ante todo evasión, aquí van tres títulos que pueden verse con la mente puesta en encefalograma plano. Pero conste que los tres filmes no me parecen ni mucho menos del mismo nivel, y ya aviso que el orden depende mucho del gusto subjetivo.

Mark Wahlberg en una de las primeras secuencias de “Spenser: Confidencial”

Vamos de más a menos: Spenser: Confidencial es la resurrección del personaje creado por el novelista Robert B. Parker y que popularizó aquella serie de los años ochenta protagonizada por el malogrado Robert Urich. Los encargados de devolver a la vida al detective privado han sido, además de Ace Atkins (autor de la novela que se adapta aquí), Peter Berg y Mark Wahlberg. El primero, discreto actor reconvertido en director, pasó de protagonizar películas como Shocker, La última seducción o Cop Land a dirigir solventes relatos de acción como La sombra del reino, El último superviviente o Día de patriotas. El segundo, cantante de rap y modelo de ropa interior reconvertido en actor, dejó atrás su carrera musical con el alias de Marky Mark para convertirse en un intérprete habitual del cine de acción y la comedia gracias a cintas como Tres reyes, Shooter, Los otros dos o Ted. Ambos ya habían colaborado felizmente en cuatro películas seguidas, y en esta quinta ocasión no ofrecen nada que pueda considerarse como de lo mejor de uno u otro; pero el film, que en ningún momento manifiesta pretensión de ser lo que no es, resulta un entretenimiento a la vieja usanza y de lo más funcional como para pasar dos horas entretenidas sin necesidad de sentirnos insultados como espectadores. Lo que, dado el nivel medio del catálogo de producción propia, ya es mucho.

Chris Hemsworth (izda.) es Tyler Rake en el film del mismo título

Mucho más cercana a la estética predominante en las action movies actuales es Tyler Rake: estamos ante el debut como realizador principal de Sam Hargrave, hasta ahora doble de escenas de acción y director de segunda unidad apadrinado por Anthony y Joe Russo, con quienes trabajó en las dos últimas entregas de Los Vengadores. Gracias a la protección de ambos hermanos, para esta adaptación de Ciudad -novela gráfica escrita precisamente por los Russo y con dibujos de Ande Parks- ha contado con Chris Hemsworth, alias Thor, en la piel del personaje que da título al film: un mercenario encargado de rescatar al hijo de un criminal por parte de un rival de este. Se trata de un relato repleto de acción física, aunque también hay espacio para algunas escenas intimistas que tratan de dar algo de complejidad y fondo al personaje central. El resultado final es un producto de evasión muy digno, pero que se olvida a los diez minutos de haber terminado de verlo.

Mads Mikkelsen y Vanessa Hudgens protagonizan “Polar”

Dejo para el final la propuesta de Netflix que me parece más deficiente, aunque mucho me temo que a los espectadores menos curtidos les parecerá la mejor de las tres: Polar es también una adaptación de un cómic, esta vez de la obra homónima del español Víctor Santos, a cargo de Jonas Akerlund, un realizador especializado en videoclips musicales. Francamente, estoy muy mayor para esta clase de películas, y creo que lo que funciona en las viñetas del guionista y dibujante valenciano no lo hace en los fotogramas del film. O, al menos, no es el cine que a mí me interesa: ya desde el primer plano, un largo trávelin aéreo dirigido a una mansión de lujo, un pájaro azul cruza la pantalla de un lado a otro; que sea una criatura artificial creada mediante técnicas infográficas que cantan por soleares subraya desde el comienzo el tono de impostura de todo lo que se va a narrar a continuación (de la escena que convierte el film en un karaoke con la letra de la canción sobreimpresa abajo me niego a hacer ningún comentario). Por lo demás, ya se lo pueden imaginar: personajes arquetípicos, mucho humor negro nada inteligente y múltiples estallidos de violencia gratuita en el peor sentido del término. Por su parte, el excelente actor Mads Mikkelsen hace lo que puede con lo que le han dado y dota de cierto peso a su personaje y con él a la historia, pero todo en ella es de un cartón piedra digital que tira de espaldas. No obstante, insisto: si alguno de ustedes es fan de esas películas que tratan de traspasar tal cual los recursos visuales de los cómics y los videojuegos al séptimo arte, no lo duden y láncense a por ella. Ya les digo que no es mi caso, y aunque sospechaba a priori de qué tipo de producto se trataba, tuve que verla por obligaciones profesionales de las que espero poder volver a hablarles en un futuro no muy lejano.

Spenser: Confidencial, Tyler Rake y Polar están disponibles en Netflix España.




[Total:4    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba