El Ordenanza

¡Por favor!

El Ordenanza. Capítulo 90

Escena 1

  • Diecisiete proyectos de plantas de placas solares son demasiados, ¿no crees?
  • Alcalde, es la oportunidad para poner la ciudad en el mapa.
  • Sí, claro… en el mapa de la nueva burbuja. La especulación, Juanjo, se ha convertido en la nueva seña de identidad de los españoles.
  • ¿Sabes la cantidad de dinero y empleos que va a traer el nuevo modelo energético?
  • ¿A qué costo? ¿Perder la biodiversidad de la zona por un puñado de billetes?
  • La mayoría de los agricultores están dispuestos a vender y, sabes que los que no vendan, se expondrán a dolorosas expropiaciones. Es el futuro, alcalde.
  • Es una mierda como el gorro de un picaor, Andrés. Es nuestra tierra la que estamos relegando a solárium desértico.
  • La vida se abrirá paso entre las placas solares, ya lo verás.
  • ¿Usted qué piensa, Avelino? Está muy callado.
  • Pienso que la historia se repite: desgraciadamente, vuelve lo peor de los años 90.

Escena 2

  • La verdad es que los años 90 tampoco estuvieron tan mal.
  • ¡Qué dices! ¿No recuerdas los pantalones de cintura sobaquera de las chicas? ¡Pues han vuelto!
  • ¡Arrrrrggggg! ¡Vuelven los ombligos cetrinos!
  • ¡Sí, tío!
  • Podríamos hacer una lista de las cosas más denigrantes que la raza humana sufrió en los 90.
  • Oye, que en los 90 fue cuando se dio a conocer Chiquito de la Calzada.
  • Fue lo mejor que le pasó a España en toda la década.
  • ¿Y lo peor? ¿El Bollycao de fresa?
  • ¡Jajajajaja! No lo recordaba.
  • Sabéis que, podemos dejar un capítulo del rollo “Yo fui a E.G.B.”, ¿verdad?
  • Andaremos con cuidado. Hubo cosas molonas, pero fue una década turbia. Recordad los pantacas de Mc Hammer.
  • Daban más grima los Kriss Kross y su “Jump”.
  • Las gorras con la visera en la nuca me dan escalofríos.
  • Como las coloridas chaquetas del Príncipe de Bel-Air.
  • ¡Vade retro!
  • ¡Jajajajaja!
  • Para cutres, las chaquetillas toreras de denim.
  • ¿De qué?
  • Denim.
  • ¿?
  • Vaqueras.
  • ¡Ah! Joer, Juan José, estás a la última en Pret a Porter.
  • ¡No me jodas, Andresico!
  • Seguro que llevabas camiseticas de esas de rejilla.
  • ¡Noooooorl! Jajajajajaja. ¡Esas camisetas o, mejor dicho, esas barrigas embutidas en esas camisetas, eran lo más!
  • Los vigilantes de la playa hicieron mucho daño también.
  • Pues a mí me molaban.
  • No me extraña, Andrés. Todos los topicazos del mundo en media hora de tele.
  • Claro, tú eras más de Sensación de vivir, alcaldesito.
  • ¡Horreur! Jajajajaja
  • ¡Esos flequillos casi acaban con la capa de ozono!
  • Pues a Loreto Valverde le sentaba genial.
  • ¡Madre mía, Loreto Valverde! Nadie sabe muy bien para qué servía.
  • Para decorar. Emilio Aragón ponía el talento y ella la voluptuosidad.
  • ¿Talento? ¡Jajajajajajaja!
  • ¡Hostias! Lloro de la risa.
  • ¡Endevé cómo me ha puesto la mierda la Sole!
  • ¡La niña del mechero! ¡Gloriós!
  • ¡Y tanto!
  • Carlos Jesús tenía su puntito…
  • Sí, sí, su puntito…
  • Arús tuvo la gracia que le faltaba a Pepe Navarro en el Mississippi.
  • Pues ponía musicaza, el cabezón.
  • Y atentaba contra la dignidad sexual del género femenino, Juanjo.
  • Las cosas se medían con otro rasero.
  • Los 90 fueron como un segundo destape.
  • Sí, si quitas a Carmen Sevilla y los baladones de Guns and Roses…
  • Lo de Joan Monleón fue muy denigrante.
  • Les vidrioles… insultantes.
  • ¿Y lo de Sergio Dalma? ¡Vuelve el latin lover!
  • Pues tan machista como Alejandro Sanz, en realidad.
  • Pero menos poético. Jajajajajajaja.
  • Galilea, qué fortuna la mía….
  • Lo de la música, en los 90, fue de traca mora.
  • Tecnotronic, Afrika Baambaata, el ocaso de Locomía…
  • Sopa de caracol, Leticia Sabater…
  • ¡Arrrrrggggg!
  • Los karaokes de María Abradelo.
  • ¡Qué turbia y patética era, por favor!
  • Juanjo, tú llevabas chupetes de la suerte.
  • ¡Cabrón, eso no se lo cuentes a nadie! Además, tú tenías un tamagotchi cuando ya estabas granao, Andrés. Como no te dejaban tener animales en casa…
  • ¡Cómo te odio!
  • Sólo te faltaba hacerte trenzas africanas y llevar pegatinas de “toi” en las carpetas.
  • ¡O ponerme pañuelos en la cabeza a lo Bunbury como tú, alcalde!
  • Y tachuelas de mechero en la solapa de la chupa de polipiel…
  • Y estarás orgulloso de ello…
  • Todos tenemos un pasado y, hay que aceptarlo.
  • Cierto, los noventas también tuvieron cosas buenas.
  • ¡Claro! Los pins, el acid house, los radiocassetes de doble pletina gigantescos, los discman y el laser disc…
  • El fin de año con Martes y 13…
  • Faemino y Cansado, el final de Pesadilla en Elm Street…
  • … Humor amarillo y el Chino Cudeiro…
  • Twin Peaks, Expediente X, los Fraggle Rock, Cifras y letras…
  • La ruta del bakalao, la Game boy…
  • … las riñoneras…
  • ¿Las riñoneras?
  • ¿Qué pasa? A mí me parece un invento brillantísimo, brillantísimo.
  • ¡El Rafa todavía la lleva!
  • ¡El Rafa no tiene corazón!
  • ¡Claro que lo tiene! ¡Un corazón noventero repleto de Alice in Chains y Jane’s Addiction!
  • Pues es cierto. Los noventa, como todas las décadas, tuvieron sus cosas molonas y sus cosas no tan molonas.
  • Sí.
  • Sólo espero que, por favor, entre las cosas que las modas recuperen de esa época, no estén (como parece que van a estar), los chanchullos de los Eduardo Zaplana, los George Bush (pater et filius), los Juan Guerra, los Aznar, los Felipe González (alias Señor X), ni Sting y Phil Collins.
  • ¿Sting y Phil Collins?
  • ¡Claro! ¡Por pesaos!

[Total:6    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba