Economía

Suma y sigue: nueva megaplanta solar proyectada en Villena con 89 MW de potencia

Se trata de la compañía Atitlán, del yerno de Juan Roig, con una inversión prevista de 38 millones de euros

La compañía valenciana Atitlan, de Aritza Rodero y Roberto Centeno —yerno de Juan Roig, el propietario de Mercadona— continúa expandiendo su “imperio solar” con la proyección de una megaplanta fotovoltaica de 88,8 MW en los términos municipales de Villena y Salinas.

Así se anunciaba este miércoles, 31 de marzo, en el Boletín Oficial del Estado (BOE), dado que la potencia asignada —superior a 50 MW— la convierte en una instalación de competencia estatal.

Mediante la publicación en el BOE, la empresa Argos —filial de Atitlan— pide someter a información pública las solicitudes de Autorización Administrativa Previa, Autorización Administrativa de Construcción y Declaración de Impacto Ambiental de la planta solar y sus correspondientes infraestructuras de evacuación (las subestaciones de Sax). Según consta en el documento, la instalación ocuparía una superficie de unas 192 hectáreas y requeriría una inversión de 38,3 millones de euros.

Hasta el momento, la mayor instalación solar fotovoltaica propuesta hasta la fecha en nuestro término es la promovida por ACS. En concreto, la megaplanta que impulsa la empresa del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, tendría una potencia de 140 MW y está cifrada en 76,4 millones de euros.

No obstante, la de ACS no es la única megaplanta impulsada en el término municipal de Villena. Últimamente, se suceden con bastante frecuencia los anuncios de proyectos fotovoltaicos que pretenden instalarse en la zona, con el consecuente impacto paisajístico y ambiental que —al margen del económico— podrían provocar en el entorno.


Aumenta el rechazo social y político

Con tal de evitar especulaciones y daños en los ecosistemas, varias asociaciones ecologistas han presentado ya alegaciones a algunas de las plantas por considerar que amenazarían la biodiversidad de los parajes en los que se emplazarían.

Tanto los ecologistas como el propio ayuntamiento de Villena piden pisar el freno para que la transición hacia un nuevo modelo energético —con el que comulgan— se lleve a cabo de forma coherente. Mientras tanto, la capital del Alto Vinalopó sigue posicionándose como el epicentro de la fiebre solar en la provincia.

[Total:4    Promedio:3.8/5]
Etiquetas

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba