Cartas al Director

Todo por los votos

Los expresidentes –nacionales y autonómicos– cobran íntegramente el sueldo de cuando “lo eran”. De renunciar a él ni les hables

Con gobernantes como estos estamos más perdidos que un pedo en un jacuzzi. ¿A santo de qué se informa en un control al Gobierno del inicio de los trámites para los posibles indultos del procés? Obvio: han de votarse los presupuestos, siendo primordial contentar a los que les importa ‘un comino’ España, así como a quienes gustan de los del tiro en la nuca.

Bien sabido es: entender a los que llevan la batuta es más difícil que encontrar un judío llamado Adolf. Aferrados a la poltrona donde dicen digo luego dirán Diego. La de indultos que se pedirán al año, y a ninguno –que yo sepa– se han referido un tanto así.

Los alarmistas ‘profesionales’ dan por consumado que estos reclusos ya están indultados. Ni por éstas. Pasará mucho tiempo –y trámites– antes de tomar la decisión (a favor o no), y que el rey la firme. Y lo hará sí o sí, Moncloa en este plato no mete cuchara.

Este tejemaneje lleva anexa la inhabilitación de Torra. Quien, en el juicio, evidenció ser más tontolculo de lo que ya es al reconocer su desobediencia, supongo que en un afán de inmolarse, poniéndose él solito la soga al cuello.

Lo recibió en Barcelona una cohorte de cientos; otrora hubieran sido miles. Es evidente la decadencia del independentismo, motivada por resultar Cataluña un pastel muy sustancioso del cual todos quieren la mejor tajada. Especialmente el evadido en Waterloo.

A éste, la patada en el culo a su títere se la refanfinfla. Cogido ya el tranquillo, victimizará el rollo que se trae, a sabiendas que ya no se engaña ni él mismo. Pondrá –o no– en la Generalitat a otro que tal, atontaos que se coman los marrones tiene hasta el hartazgo. Entretanto, continúa su periplo por Europa pegándose un vidorrón de dos pares, siendo un enigma quién costea la broma.

La sentencia le vine al pelo a la buchaca de Torra. Sin dar palo al agua cobrará un sueldo vitalicio por ‘haber sido’ presidente, el % a razón de los 28 meses que ocupó el cargo. Verás como entonces no le jode que las monedas lleven en el anverso la cara del rey.

Aseguran los enteraos que carencias hay en casi todo. No obstante, los expresidentes –nacionales y autonómicos– cobran íntegramente el sueldo de cuando “lo eran”. De renunciar a él ni les hables, la solidaridad para los demás.

No sé de ningún currante que siga cobrando el salario tras dejar el trabajo. ¡A ninguno! Van a ‘la caja del paro’ –suponiendo que hayan estado contratados, que negreros malnacidos haberlos haylos–. Por tanto, los ya ‘ex’, también al paro; si no, esa igualdad que tanto predican es un puñetero mierdo.

Y como gato con guantes no caza ratones, éste que lo es se va a la francesa: Au revoir! Lo dicho, no veas la de sueño que me han quitado los asuntejos estos. Hasta más poder ver. ¡Au!

Por: Tony Piojo




[Total:3    Promedio:3.7/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba