Lo que pienso de

La Caverna

Cada día que pasa, tengo que reconocerlo así, en mi escalera adquirimos más nivel. De ser una comunidad de desinformados, poco a poco nos vamos convirtiendo en una comunidad ilustrada. Y todo esto no lo hemos conseguido unos cuantos vecinos únicamente: el hecho de pensar cada uno de distinta manera y no tener vergüenza de decirle al otro lo que una piensa, ha ido consiguiendo que sólo por el hecho de que te den la razón, te hace estar más al día de lo que pasa.
De un tiempo a esta parte, prestamos más atención a la radio, a la Tele Celia y a los periódicos. Por eso antes de hablar, lo mejor es que te informes. Porque corres el peligro que el jubilado del primero, más el del segundo, que trabaja en una oficina, te dejen muerta en cuanto se te ocurra abrir la boca para decirles que lo que está haciendo la alcaldesa no te parece bien, ya sea porque no veas bien que vaya en carro como el santo en San Antón o porque no te guste que la concejala ponga tantos manises rotos en los parques, como ha hecho en la placeta de la farmacia ,que además de encerrar al teniente entre rejas lo ha puesto todo perdido de manises que ha cogido del casquijo.

El otro día se me ocurrió decirle al del primero: “estaréis contentos, ya se ha terminado lo del parking de la plaza de toros, ahora veremos dónde aparcáis cuando vayáis a las corridas”. Bueno cómo se puso, yo sólo quería saber si estaba contento, pero me tuvo más de media hora en el rellano explicándome que él estaba muy contento porque por fin el pueblo había sido escuchado. “A partir de ahora las cosas sí que van a cambiar”, dijo. Inocente de mí, lo único que se me ocurrió decirle es que es precisamente ahora cuando las cosas no van a cambiar, que vamos a seguir como estábamos, salvo que a él le pareciera un cambio de relevancia que la alcaldesa en vez de ir a pie, corriendo el peligro de pisar las boñigas, hiciera la procesión en calesa como si estuviera en el Rocío. Pero a partir de aquí ya no me dejó seguir: “te parece poco cambio que la Reina tenga unos pendientes y un colgante del Tesoro, eso los de izquierdas no lo hubieráis hecho nunca”, pero la cosa siguió calentándose “y no te preocupes más por lo del parking, que en cuanto pasen las elecciones y gane Rajoy levantaremos el parque del Mercado que hicieron los socialistas y haremos allí el aparcamiento”.

Tengo que reconocer que me dejó sin palabras, subí a mi casa cabreada porque por su culpa seguimos sin tener ascensor, pero pensando en lo importante de estar informada. Una vez dejé las cosas me puse a pensar en todo lo que me había contado. Así que lo que quiere la alcaldesa es que se haga un parking cerca de la plaza, pero en vez de que las molestias las tengan los vecinos y los de las tiendas, que a la larga serán los que saquen beneficio, prefiere levantar un parque que está ni más hermoso para que las molestias las tengan otros vecinos que no sacarán ningún beneficio del aparcamiento. No me queda más remedio que darle la razón, por una vez solamente, a mi vecino el del primero: efectivamente, las cosas están cambiando, pero yo tengo la sensación de que en este pueblo no acabamos de salir de la caverna. Por cierto, ¿qué pensarán de todo esto los gatos de la Plaza de Toros?

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba