Lo que pienso de

La fuente de los patos

Yo digo que tenemos la mente tan acostumbrada a lo hortera que apenas nos escandalizamos con objetos como el de la fuente de los patos, pero por menos en otros pueblos se ha hecho una manifestación.
Las que salen a andar conmigo dicen que no es posible, pero yo estoy convencida de que la fuente en cuestión es un regalo de la Policía Nacional al pueblo de Villena, supongo que un detalle para taparnos la boca mientras deciden si vienen o no. Pero que la dichosa fuente procede de una incautación que la Policía ha hecho a la mafia rusa, fijo. Cuando dieron en el telediario todas las detenciones que se habían hecho a la mafia rusa, vi que en todos los chalets que sacaban por la tele aparecía una fuente como la que han puesto ahora al lado de “La Paloma”. Cuando el monaguillo de EPdV empezó a decir que la fuente se las traía me quedé un poco mosca; no sabía exactamente dónde, pero la dichosa fuente en la que los nenes tapan sus partes con unos patos yo la había visto en algún sitio. Una mañana se lo comenté a una vecina y nos pasamos por allí. En cuanto la vio mi compañera me dijo: “fuentes como ésta hay a montones en los puestos de cerámica de los pueblos de la costa”. Y no le faltaba razón: la fuente de los nenes con los patos es igual de fea que todas esas figuras de escayola que se venden en las tiendas de macetas y cerámica de la costa. Concretamente, estos chiquillos de la fuente tienen la misma pinta que un David de Miguel Ángel con barriga cervecera que hay en una tienda del ramo, en la carretera que va de Benidorm a Altea.

Acordándome de esa figura y de un “Discóbolo” con cabeza de ninot, me vino a la cabeza dónde había visto yo una fuente igual que la de los niños con tanga de pato. Si se acercan a Benidorm, cojan con paciencia una carretera nacional que les llevará hasta Altea, y en ella encontrarán varios establecimientos de cerámicas, macetas y copias en yeso y escayola de esculturas de Grecia y del Imperio Romano, donde encontrarán fuentes similares a ésta que, según la concejala, tanto realce va a dar a Villena.

El verano pasado me acerqué yo con una amiga que quería comprarse una reproducción del Discóbolo, y cuando preguntamos la dependienta nos contó que les quedaban muy pocas, porque la mayoría se las llevaban los rusos para sus chalets; y lo mismo que pasaba con las esculturas ocurría con las fuentes: los rusos estaban arramblando con todo. Lo más que pudimos hacer fue ver un catálogo en el que había una fuente como la de Mari Paz. “Éste es el modelo que más se está vendiendo para los rusos; los nenes con los patos están causando furor entre los cosacos y sus parientas”, nos dijo la dependienta. Y efectivamente, cuando detuvieron a tanto ruso, el único modelo de fuente que salía era el de los nenes con los patos. Lo que me lleva a pensar que si el modelo estaba agotado en todas las tiendas, es bastante probable que se trate de un regalo que nos ha hecho la Policía Nacional, aunque por razones de seguridad nadie se atreva a confirmar esta sospecha. Pero ya lo dice el refrán: “a pato regalado no le mires la fuente”.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba