Abandonad toda esperanza

Memoria histórica y gráfica

Abandonad toda esperanza, salmo 779º

Que no memoria historiográfica, que no es exactamente lo mismo pero se le parece. Y es que cuando todavía hay quienes se empeñan en poner en entredicho la necesidad de su existencia, más necesaria es una ley como la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, conocida popularmente como la Ley de Memoria Histórica. Y más necesarias son también iniciativas editoriales como la encomiable colección Memoria Gráfica impulsada por el responsable de Desfiladero Ediciones Pablo Herranz: una línea de novela gráfica que nos recuerda episodios históricos con una querencia por la realidad española reciente, y que por el momento recoge títulos como Plaza de La Bacalá de Carmelo Manresa, Miguel Núñez: Mil vidas más de Pepe Gálvez y Alfonso López o El partido de la muerte del mismo Gálvez y Guillem Escriche, así como un título foráneo pero de tanto interés como Panteras Negras de Bruno y David Cénou.

“Aquella guerra que sufrimos” es la más reciente creación del alcoyano Jordi Peidro

La colección Memoria Gráfica fue inaugurada hace seis años por el guionista y dibujante Jordi Peidro con Esperaré siempre tu regreso, un título muy recomendable y del que ya les hablé en su día al hilo de su presentación en las jornadas universitarias de Unicómic. Pues precisamente de este autor alcoyano es la más reciente referencia incluida en la serie: me refiero a Aquella guerra que sufrimos, una contundente novela gráfica que muy fácilmente puede verse como una obra de madurez por parte de un Peidro que aquí se basa principalmente en las vivencias que Miguel Peidro Picher, el tío de su padre, le contó a este último, quien a su vez se las narró al autor; aunque también se recurre a los recuerdos de otros familiares y conocidos oriundos de Alcoi. De esta forma, Peidro construye un relato coral sobre la Guerra Civil española protagonizado no por los grandes personajes populares que aparecen citados en los manuales de Historia, sino por sujetos anónimos embarcados en una guerra que ninguno de ellos quería pero que a todos les tocó sufrir.

Una muestra del arte de Peidro en “Aquella guerra que sufrimos”

Para ello, el autor de La era de acuario parte de la citada memoria viva y oral de su ciudad natal, pero también de algunas fuentes bibliográficas que aparecen recogidas al final del volumen y entre las que satisface encontrar por fin cómics considerados como obras de consulta y referencia; siendo esta vez el caso de España. La vida de Vaccaro, Le Roy y Jouvray, La balada del norte de Alfonso Zapico, Jamás tendré veinte años de Jaime Martín o el indispensable Doctor Uriel del también valenciano Sento Llobell... un autor cuyo estilo gráfico, por cierto, puede recordar al de Peidro (aunque sería más apropiado decirlo al revés). A todo ello se suma el material adicional recopilado al final del volumen, que incluye fotos de la época de algunos de los protagonistas, dos artículos sobre algunos de los hechos reflejados en la obra, un artículo del autor sobre la génesis de la misma y extractos del diario de una de las protagonistas del relato; lo que termina por armar un volumen imprescindible para los interesados por el episodio histórico más importante de la España del siglo pasado.

Juanfer Briones y Juanarete son los autores de “La pitillera húngara”

Otro buen ejemplo de cómo la memoria histórica es recogida por el arte secuencial es La pitillera húngara, “una historia de las Brigadas Internacionales” -tal y como especifica su subtítulo- que tiene un par de cosas en común con el cómic de Jordi Peidro. La primera es su ambientación en aquella etapa convulsa y determinante de la historia reciente de España: de hecho, ambas narraciones arrancan por igual en el verano de 1937. Pero si en Aquella guerra que sufrimos asistimos a un relato de carácter poliédrico que trata de reflejar determinada realidad histórica desde diversos puntos de vista, el guionista Juanarete y el dibujante Juanfer Briones apuestan aquí por una perspectiva más concreta, centrándose en una nómina de personajes más limitada, y que da como resultado una obra que por momentos se aproxima al thriller histórico. De hecho, no será hasta las últimas páginas del libro cuando el lector dispondrá de todas las piezas del rompecabezas que, una vez colocadas en su lugar, revelarán la razón de ser de los acontecimientos narrados.

Una muestra del arte de Briones en “La pitillera húngara”

De hecho, el libreto de La pitillera húngara refleja la importancia del azar en el devenir de los acontecimientos; y en su afán por entretener al lector más que aleccionarlo, propone diversos cambios de tiempo y lugar mientras sigue los pasos de sus dos personajes principales: el estadounidense Paul Evans y el alemán Markus Babinsky, dos de los voluntarios que por su generoso altruismo pasaron a formar parte de las mencionadas Brigadas Internacionales. Un ejército, dicho sea de paso, cuyo legado -tal y como plasmaron también los alicantinos Pablo Durà y Carles Esquembre en el estupendo cómic que titularon La Brigada Lincoln- empieza a quedar justamente reflejado en el mundo de las viñetas.

Cartel de la futura presentación de ambos cómics en la librería Ateneo de Alicante

Al margen de lo dicho y de que ambas son obras de lo más recomendable, el otro aspecto que Aquella guerra que sufrimos y La pitillera húngara tienen en común es que las dos se presentarán conjuntamente en el próximo sábado 2 de julio en la mejor librería especializada de Alicante (y una de las mejores de España, y no es porque lo diga yo): Ateneo Cómics. La presentación contará con la presencia de los autores de las obras y correrá a cargo de un par de miembros de la organización de las citadas jornadas de Unicómic: Nico Antón y Eduard Baile. Se trata, por lo tanto, de una cita obligada para cualquier aficionado cuya dieta lectora no se limite a las historietas en las que se inspiran las películas de Marvel Studios o el anime de turno que esté de moda en alguna plataforma. Si es ese su caso y pueden acercarse, nos vemos allí. No me falten.

PS.- Disponen de toda la información necesaria a propósito de esta presentación en el cartel adjunto.

Aquella guerra que sufrimos y La pitillera húngara están editados por Desfiladero y GP Ediciones respectivamente.

(Votos: 6 Promedio: 3.7)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba