Cartas al Director

De nazis y otras malas hierbas

No se puede equiparar el pasaporte Covid al nazismo por muy enfadada y cabreada que esté una persona

Suelo acudir a la piscina de APADIS con mi mami para disfrutar de sus instalaciones y el otro día me llamó la atención las dos pintadas que había en las paredes exteriores donde alguien vinculó el símbolo nazi con el pasaporte Covid.

Lo primero que pensé es que esa persona no pudo entrar a la piscina por no estar vacunada y expuso su malestar ensuciando algo que no es suyo. Creo que debería haber sido algo más paciente, haber esperado a que se le hubiera disminuido el nivel de enfado o, en caso contrario, haber elegido otra manera de manifestarlo, básicamente porque quienes están gestionando el buen funcionamiento de la piscina cumplen con lo que obliga la normativa oficial en relación al pasaporte Covid.

Por otro lado, me aventuro a pensar que esa persona “humillada” tiene escasos conocimientos de Historia y, alegremente, ha mentado al nazismo, algo con lo que hay tener siempre la máxima prudencia. Le explico brevemente qué fue.

El nazismo alemán era una ideología que marcaba muy claramente quiénes eran buenos y malos alemanes. Evidentemente, los nazis eran -siempre- los buenos alemanes. Existía una línea que separaba a la ciudadanía alemana y cuando los nazis alcanzaron el Poder comenzaron a agrandarla utilizando métodos represivos: Gestapo o policía del régimen nazi, milicias paramilitares -SA y SS- y simpatizantes que miraban con desprecio, humillaban, insultaban, apaleaban e, incluso, mataban a quienes estaban en el bando de los malos alemanes. La violencia nazi era considerada como medida social purificadora y estaba presente diariamente en Alemania. Lo peor de todo, es que esa violencia fue fría y calculadora; no nacía de personas que decidían en un momento de ofuscación mental sino desde el análisis y la ponderación necesarias para concluir qué hacer con la gente alemana que -según pensaban los nazis- sobraba en Alemania. Y también con la que sobraba en los países europeos que fueron invadidos durante la Segunda Guerra Mundial y sufrieron la presencia nazi. Muchos campos de concentración -que, de por sí, ya suena horrible- pasaron a ser campos de exterminio.

Por eso no se puede equiparar el pasaporte Covid al nazismo por muy enfadada y cabreada que esté una persona. En España, no se obliga a nadie a vacunarse, ni supone pena de cárcel por mantener la negativa a ello, aunque es sabido que “todo acto conlleva unas consecuencias”, en este caso, no acceder a determinados recintos.

Mi elección para recibir las dosis de la vacuna ha sido libre, confiando en los dictámenes de la Ciencia tanto en lo que se refiere a la existencia de una pandemia como en las soluciones científicas que se nos ofrece. También me he vacunado porque considero que así colaboro positivamente para que mis semejantes no mueran antes de tiempo.

Por cierto, durante la dictadura franquista, los “buenos españoles” realizaron los mismos hechos terribles del régimen nazi.

Por: Fernando Ríos Soler

(Votos: 16 Promedio: 2.8)

8 comentarios

  1. Partiendo de que malas decisiones de las administraciones no justifican las pintadas, pasemos al debate del nazi pass.

    Precisamente en el artículo has hecho un paralelismo entre las decisiones frías y calculadas que tomaban los nazis y las decisiones frías y calculadas de establecer un certificado de inoculados y no inoculados. Salvando muy mucho las diferencias, lo que se busca es estigmatizar a la pequeña parte de población que, en ejercicio de su libertad personal, decide no inocularse (escuchen a Macron y entenderán la estrategia).

    Y si pasamos a estudiar la incidencia entre CCAA con nazi pass y CCAA sin aplicación de nazi pass, vemos que el comportamiento es similar. Y es que exigir un certificado de inoculación no sigue ningún criterio científico, pues lo suyo sería pedir una PCR negativa. ¿De qué me sirve que tenga el nazi pass si puede estar contagiado y contagiar al resto?

    Luego, respeto a aquellas personas que no quieran vacunarse. Si yo estoy vacunado debería confiar en mi vacuna y darme igual lo que hagan el resto con su cuerpo. Salvo que la vacuna no proteja tanto… que no sea el 90% que decían… Y que tampoco hayamos conseguido la inmunidad de rebaño prometida habiendo superado muy mucho el 70% de vacunación. Además, estando vacunado puedes coger el virus y transmitirlo a otras personas. Por tanto, el nazi pass no certifica buena salud ni nada.

    Finalmente, resulta cuanto menos llamativo que una misma tercera dosis de la vacuna sirva para todas las variantes. Ahora mismo casi todo es ómicron y estas vacunas no estaban investigadas del todo para esta variante.

    Pero no pasa nada, a medida que vayan exigiendo dosis para mantener el nazi pass irá calando.

    En definitiva, que quiten el nazi pass y esta persona que limpie las pintadas.

  2. El pasaporte no sirve para nada. Yo puedo estar vacunado, contagiado y que me dejen entrar. Y otra persona puede no estar vacunado, encontrarse perfectamente y que no le dejen entrar a los sitios.

    Ya me diréis que sentido tiene. No deja de ser acertado lo de nazi pass, en el fondo es discriminatorio e injustificado.

    1. Sirve para saber que tu carga viral es ms baja y por lo tanto poder juntante con MENOS riesgo, pero no sin ninguno.
      El problema es que la gente nos pasamos las medidas por el forro, y así nos va.
      Pero como la persona es el ser humano mas egoista, mientras no nos toque, y ya da igual que contagiemos hasta algun familiar

      1. La carga viral puede ser la misma. La vacuna protege al que la lleva, no al otro. La carga viral si estás infectado puede ser similar.

        En el futuro se estudiará cómo pudieron llegar a tomarse medidas tan irracionales

  3. ENTONCES Tampoco son necesarios los cinturones DE seguridad,ni beber al conducir un coche, dentro de la libertad de hacer cada uno lo que quiera. Pero por desgracia vivimos en una sociedad que tienen normas que ponen las personas que nosotros elejimos. Si no eres capaz de cumplirlas, vete a una isla desierta o tírate al monte y deja de dar la nota. Ah y un poco de respeto al equiparar esto con el nazismo, revela opoca empata o una cultura escasa

    1. Lo que no se entiende es que hayan vacunados que desconfíen tanto de la vacuna como para justificar restricciones de este tipo. Yo que estoy vacunado me da igual que otro no lo esté, allá él con su cuerpo y decisión.

      Y lo de contagiar depende de si tienes el virus o no, no depende de la vacuna. Que ya vale de creencias irracionales.

    2. Seguramente las personas que hicieron eso incluso desconocen el significado de la esvástica nazi. Lo habrán visto en algún dibujo les habrá parecido bonito y toman plasmado de mala manera y en un mal sitio.

  4. Sirve para saber que tu carga viral es ms baja y por lo tanto poder juntante con MENOS riesgo, pero no sin ninguno.
    El problema es que la gente nos pasamos las medidas por el forro, y así nos va.
    Pero como la persona es el ser humano mas egoista, mientras no nos toque, y ya da igual que contagiemos hasta algun familiar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba